Sin la Guerra… hubiera sido español

0
197

En los últimos años, esporádicamente y de vez en cuando, en los telediarios aparecen fragmentos de la Ley de Memoria Histórica en forma de historia personal o local como la un familiar que busca la fosa común de su abuelo, el derribo de una estatua de Franco en la plaza de algún pueblo, y ahora más recientemente con la visión de las enormes colas de argentinos y cubanos a las puertas de los consulados españoles para pedir la nacionalidad española. ¿Pero se sabe exactamente de qué se trata esta ley?
Pues en general no; la gran mayoría de los telespectadores de los telediarios opina “a qué viene remover la tierra”, sobre todo lo piensan aquellas personas que vivieron su niñez dentro de la Dictadura, y que siendo jóvenes adultos en la democracia decidieron olvidar el pasado (que para ellos siendo niños, no fue tan malo).

Sin embargo todo esto que se está haciendo viene de años anteriores y viene a ser una medida para conciliar las llamadas “dos Españas”.

La Constitución de 1978 fue un punto de consenso que en verdad dejaba muchas puertas abiertas para reformas posteriores, y desde luego no recogió nada en cuanto a reconocimiento de quienes habían padecido persecuciones por leyes de la Dictadura, ya que eso se lo cedió la Constitución al Código Civil.

Pues bien, en 2007 entró en vigor la Ley de Memoria Histórica por la cual se pretende reparar el daño producido a quienes “padecieron persecución y violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura”, por esta razón, la Ley implica: que tienen “derecho a una indemnizaciones a favor de las personas que perdieron la vida en defensa de la democracia”; que las Administraciones Públicas deben facilitar a quienes lo soliciten localizar e identificar a los desaparecidos; a tomar medidas relacionadas con los monumentos y símbolos conmemorativos de la Guerra y la Dictadura para evitar la exaltación a la sublevación militar, de la Guerra Civil o de la represión durante la Dictadura; que se permita a los voluntarios de las Brigadas Internacionales obtener la nacionalidad española sin renunciar a la suya propia; que se facilite el acceso a la documentación e información histórica sobre el conflicto nacional con la creación del Centro Documental de la Memoria Histórica; y por último se amplía la posibilidad de obtener la nacionalidad española para los descendientes de exiliados.

Este último punto de la Ley 52/2007 viene a desarrollar preceptos anteriores, como el Real Decreto 39/1996 que recoge el derecho de la nacionalidad española para los componentes de las Brigadas Internacionales. Ahora se amplía ese derecho a los nietos de los exiliados, que sin las circunstancias de la contienda y sus consecuencias, habrían nacido en suelo español y habrían disfrutado de los derechos que de ello se deriva. Esto no quiere decir, que vaya a venir una avalancha de nuevos nacionalizados de Sudamérica principalmente, sino que en palabras de la propia Ley 52/2007 “quiere contribuir a cerrar heridas todavía abiertas en los españoles y a dar satisfacción a los ciudadanos que sufrieron, directamente o en la persona de sus familiares, las consecuencias de la tragedia de la Guerra Civil o de la represión de la Dictadura”.

No se trata de remover tierra del pasado, se trata de hacer un presente más justo para todos, para que las víctimas no se sientan así nunca más y para que no haya vencedores en una democracia donde todos somos iguales por ley; ¿por qué hay sentirse amenazado por una medida que otorga reconocimiento? ¿Cuándo seremos capaces los españoles, de sentirnos orgullosos de nuestra nacionalidad sin detonar ideología política y sin que la selección de fútbol gane un torneo internacional?

Esperemos que nunca más se vuelva a repetir la tragedia que hoy todavía nos afecta a dos generaciones más tarde, y por fin aprendamos a mirar al pasado sin levantar ampollas en la piel del presente.

Fuente del texto:
Ley 52/2007 del 26 de diciembre. Desarrollo del Ministerio de Justicia.
Fuentes de las imágenes:
Foto 1: ley de memoria histórica.(
www.flicker.com)
Foto 2: exiliados españoles (
www.kalipedia.com)
Foto 3: cola en el consulado de España en Buenos Aires (
www.farodevigo.es)

Dejar respuesta