Sin goles no hay paraíso

1
70

El partido de ida de octavos de final de la Champions League frente al Manchester United volvió a evidenciar las dificultades del Real Madrid para encontrar el gol en la portería rival. La facilidad anotadora de la temporada pasada se resiente en el actual curso. Los dos delanteros centro, Gonzalo Higuaín y Karim Benzema, atraviesan una racha negativa: anotan con escasez y su influencia en el equipo se ve reducida por su poca aportación.

Higuaín no está viviendo su mejor temporada como 'merengue'. Fotografía: Víctor Carretero (Real Madrid)
Higuaín no está viviendo su mejor temporada como ‘merengue’. Fotografía: Víctor Carretero (Real Madrid)

Llegadas al área, disparos a portería, un ataque tras otro. El Madrid, disminuido en números y sensaciones respecto al curso anterior, sigue manteniendo un importante caudal ofensivo. El cuadro blanco encuentra el camino que conduce a la meta rival con facilidad, generando peligro un elevado número de veces cada partido. Respecto a anteriores versiones del mismo equipo vistas en las campañas precedentes, son la puntería y la definición los aspectos que han empeorado en la faceta atacante.

Buena parte de la responsabilidad en la falta de tantos recae sobre los dos nueves. Complementarios en sus virtudes pero también en sus carencias, los dos goleadores vivieron buenos momentos durante la pasada temporada. Cada uno en su estilo y con minutos bien repartidos, lograron una muy buena cifra de goles y una contribución fundamental para el juego del equipo. Gonzalo Higuaín y Karim Benzema reivindicaron su papel cuando jugaron. Marcaron y aparecieron en momentos claves. Se repartieron la responsabilidad y los elogios por su competitividad positiva.

La fuente se ha secado en esta temporada 2012/13. Gran parte de los puntos perdidos en la actual Liga, y que colocan al Madrid tercero en la clasificación y a un abismo del Barcelona, se los ha dejado el vigente campeón en estadios de equipos de mitad de la tabla. En tres de las cinco derrotas en la competición doméstica, todas fuera del Santiago Bernabéu, el equipo entrenado por José Mourinho no fue capaz de inaugurar su marcador. Ni el atacante argentino ni el francés han respondido en estos encuentros, que imprevisiblemente se pusieron en contra del equipo madridista.

En la Copa del Rey, ambos delanteros fueron determinantes en la ida de cuartos de final contra el Valencia, mientras que en Europa han alternado luces y sombras. Durante la última cita en la competición continental, el Madrid finalizó el primer capítulo de los octavos frente al United con más de una veintena de disparos sobre el arco visitante. Un tiro cada cuatro minutos es un registro importante, significativo, indicador del dominio que el equipo local ejerció en el partido. Sin embargo, el vendaval solo sirvió al Madrid para marcar un gol en la ida de la eliminatoria.

El guión visto contra los diablos rojos ha sido habitual en esta temporada. El ataque blanco ha marrado ocasiones muy claras. La pegada, desaparecida durante muchos partidos, solo ha reaparecido en las botas de Cristiano Ronaldo y en claros contragolpes. Pero los otros dos puntales ofensivos, los dos matadores del área, siguen reñidos con la suerte. Benzema, jugador elegante y fino estilista dominador de la pelota, padece ausencias significativas durante muchos minutos; Higuaín, oportunista con facilidad para generar ocasiones, padece por su falta de claridad en la definición. Quince goles es la poco prolífica suma de la pareja de delanteros esta campaña.

El gol, el atributo que más se ha asociado con el Madrid de los últimos tiempos, puede terminar condenando un proyecto que se ha caracterizado por la exuberancia anotadora. Además de las dificultades para descifrar el juego estático y de una preocupante endeblez defensiva con las jugadas de estrategia, la falta de goles puede terminar por hacer descarrilar el proyecto que dirige José Mourinho en la capital y cuyo futuro pasa por remontar en Barcelona y Manchester dos eliminatorias donde necesitará marcar al menos un tanto.

1 Comentario

Dejar respuesta