Simple Plan, Zebrahead, y K.I.G.H.: trío de ases en la noche barcelonesa

0
168

Tres de los referentes Punk-Pop del momento ofrecieron un memorable concierto en el Club Sant Jordi (Palau Sant Jordi) de Barcelona ante cientos de seguidores. Simple Plan se revela como la mejor actuación de la velada con un marcado sabor español.
Cientos de jóvenes se concentraron en la noche del sábado en una larga cola que circundaba los alrededores del Palau Sant Jordi en Barcelona. Algunos llevaban allí desde primeras horas de la mañana, esperando a que las puertas del recinto fuesen abiertas por la tarde. La espera merecía la pena, ya que esa noche actuarían tres referentes de la escena punk-pop del momento. Gritos, coreos varios de las canciones y adolescentes enfervorizados fueron la tónica general de la espera. A  las 7 de la tarde se abrieron las puertas de Sant Jordi Club. Una sala imponente recibía a los asistentes.

En un escenario grande, pero austero, salieron a escena los primeros de la noche, Kids In Glass Houses. El grupo de Galés estuvo muy activo en el escenario aun viendo que el público no respondía como se esperaba. De hecho fue una actuación tan enérgica que el cantante de la formación, Aled Phillips, recibió un fuerte golpe en la cara propiciado por el mástil de la guitarra de Joel Fisher en el comienzo del concierto. En la actuación repasaron temas de su primer disco Smart Casual. No faltaron canciones como la ya famosa Saturday, la enérgica Fisticuffs, y su último single Give Me What I Want. La actuación del quinteto estuvo marcada, en la parte negativa, por una defectuosa ecualización sonora. Esta tuvo como consecuencia que las líneas vocales se escuchasen a un nivel muy bajo a pesar de los esfuerzos del cantante.

Los segundos en aparecer en escena fueron Zebrahead. La consolidada formación norteamericana llenó de fuerza el escenario gracias a sus siempre enérgicos temas que conectaron de manera efectiva con el público. Los asistentes al concierto no pararon de saltar y corear los temas de la banda. De hecho, muchas de las personas allí presentes habían asistido sólo para ver a Zebrahead, lo que se reflejó claramente durante la actuación de los norteamericanos. Durante el concierto repasaron temas de discos como Broadcast To The World, o el recién estrenado Phoenix. E incluso, a mitad de la actuación, Pierre Bouvier y Sebatién Lefebvre (Simple Plan) se atrevieron a entonar un tema con la banda norteamericana como anticipo de lo que vendría después. La nota amarga de la actuación fue brindada, de nuevo, por el desastroso balance en la ecualización instrumental. Como resultado de ésta, la batería cobró demasiado protagonismo (Algunas veces incluso sobresaturando el sonido debido al uso de doble pedal para el bombo) y las líneas vocales fueron relegadas casi a un segundo plano. Este hecho provocó que las personas que se encontraban en las primeras filas apenas pudiesen apreciar las voces de los dos cantantes. Dejando de lado este pequeño inconveniente, Zebrahead ofreció una actuación notable que fue clausurada con el tema que les llevó a la fama mundial: Playmate Of The Year.

Pero el plato fuerte de la noche fue servido a manos de la banda canadiense Simple Plan. El grupo, que es uno de los actuales referentes del punk-pop a nivel internacional, ofreció una actuación memorable en la que destacó el humor, la conexión con el público, y sobretodo la música. Generation, tema contenido en su nuevo disco SP, fue la canción escogida para abrir la actuación. Los cinco de Canadá sólo se vieron acompañados de una batería de amplificadores de color blanco, que dotaban al escenario de gran elegancia, y un fondo que mutaba mediante diversas lonas. En un escenario sobrio y distante de grandilocuencias Simple Plan ejecutó, uno tras otro, temas pasados y presentes. E incluso hubo tiempo para las versiones, ya que mediante un ‘medley’ la banda canadiense tocó diversos temas ajenos como por ejemplo I Kissed A Girl de Kate Perry. El grupo conectó en todo momento con los allí presentes: invitaciones a cantar, frases en español, continuos chistes e incluso una canción cantada en español, hicieron que el grupo se ganase al público desde el primer momento. Entre las canciones elegidas para la noche figuraron éxitos internacionales como Welcome To My Life, When I’m Gone, o I Do Anything. Temas que han llevado a la formación a lo más alto de la escena músical pop-punk. Como momento emotivo de la noche cabe reseñar el momento en el que Pierre Bouvier, cantante de la formación, se dispuso a entonar Save You, canción dedicada a su hermano enfermo de cáncer. La banda canadiense quiso cerrar la actuación con Perfect , una entrañable canción de su disco No Pads, No Helmets, Just Balls, que fue coreada por el público con gran emoción.

Simple Plan, Zebrahead y Kids In Glass Houses seguirán de gira por Europa durante este mes.

1 Comentario

Dejar respuesta