SIMO y el País de las Maravillas

0
111

Despertar dentro de un sueño, sentirse real pero en un futuro mundo… hoy.

Allí estoy, me sitúo ante una basta extensión de terreno; naves diáfanas donde los coloridos logotipos me llaman para mostrarme la última tecnología en comunicaciones. Me pierdo entre ellos y observo anonadado móviles capaces de descargar información a velocidad de ordenador (3,6 Mb); teclados que sobreviven prácticamente bajo el agua;  zapatillas que crecen hasta tres tallas… ya casi no aguanto más y esto era lo que me faltaba para enloquecer: un pendrive con la forma de la Virgen María.

Un tanto desconcertado empecé a correr, las voces entre el gentío me bloqueaban, aumentando mis ganas de escapar. No muy lejos de allí fui a esconderme a lo que parecía una casa. Pero al entrar todo era distinto, ese no era mi hogar; la música me seguía allá por donde iba y las fotos colgadas de las paredes cambiaban como por arte de magia. En el salón, una película reproduciéndose en una televisión que proyectaba colores a las paredes. Entré en lo que parecía la cocina, me desorienté al ver que los electrodomésticos se ponían en funcionamiento ellos solos y pronto caí en la cuenta… se podía encender el horno desde el salón, el lavavajillas desde el trabajo y la lavadora desde un ciberclub. Vi la puerta y me apresuré a abrirla, había conseguido salir.

Cuando me quise dar cuenta el tiempo había volado, tenía hambre y la única posibilidad era cruzar el río para acceder a la cafetería. No sabía cuál era la profundidad y si ésta fuera mucha mis ropas de abrigo me arrastrarían al fondo sin posibilidades de salir con vida de allí. Armado de valor, decidí saltar. El sonido del chapoteo al caer inundó el ambiente, pero cual fue mi sorpresa… ¡no me había mojado!

Después de comer continuaba mi aventura; en este mundo hasta la Administración Pública estaba modernizada con las últimas novedades informáticas. El objetivo, reducir las largas colas de gente que emplean mucho tiempo para sólo conseguir un documento de valor burocrático. El DNI digital, el portal de información de la Seguridad Social, la Oficina virtual del INEM… son algunas de las posibilidades que el futuro nos está aguardando.

Yo soy un superviviente, y mi testimonio es real… todo lo que habéis leído me sucedió en la XLV edición de la Feria Internacional de Informática, Multimedia y Comunicaciones, el SIMO 2006.  La 2ª Feria más importante de Europa, un lugar donde todo es posible: 626 expositores distribuidos en siete pabellones donde nos muestran sus comodines, los productos estrella de este nuevo milenio.

Por último me gustaría destacar la empatía que se muestra en esta convención hacia los que se inician dentro del sector. El premio Vivero, con el que se ayuda con 9.000€ a una de las 31 empresas españolas participantes de reciente creación, con el fin de impulsar el desarrollo y promoción de productos, así como soluciones y servicios que incorporen I + D.

Las fotos empleadas pertenecen a xakata.com, así como el enlace que sirve de ejemplo tecnológico.
http://xataka.com/archivos/2006/11/09–simo-2006-espejo-y-televisor.php

Dejar respuesta