Silencio Occidental

1
517

Primero fue Túnez, poco después se extendió por Egipto, Marruecos, Argelia, Yemen, Bahréin y, por último, Libia. Entre todas las revueltas acontecidas durante este mes de febrero, se calcula una cifra aproximada de 600 muertos, 7000 heridos y más de 2000 personas desaparecidas.

Ha llegado el momento; se ha desatado la garra y el espíritu de un pueblo que no está dispuesto a seguir viviendo miserablemente, mientras un dictador sin escrúpulos, que lleva más de 30 años enriqueciéndose a su costa, pretende continuar en la misma línea.

Se acerca ya la hora de mirar al futuro con esperanza, de aspirar a algo mejor (al menos a un principio tan básico como la libertad). En este sentido, ha sido para mí un motivo de enorme alegría el derrocamiento del régimen de Ben Alí (Túnez), Mubarak (Egipto), y espero que pronto llegue el de Gadafi, en Libia.

No obstante, hay acciones (o mejor dicho, omisiones) que me llevan a pensar que no todo el mundo desea la caída del dictador y, por consiguiente, la liberación del pueblo libio. Me hallo incrédula e indignada por la posición adoptada por la sociedad occidental. Todos y cada uno de los miembros de la Unión Europea mantienen un silencio carente de solidaridad y muy cargado de intereses económicos. Incluso, EEUU, nación que nos tiene acostumbrados a intervenir en todo tipo de acontecimientos político-sociales, apenas se ha pronunciado al respecto.

Puede que existan otras ajenas a mi conocimiento, pero sólo se me ocurren dos causas que expliquen esta fría y cínica indiferencia. En primer lugar, la típica actitud “lo mío, que no me lo toquen”, aplicado a la industria petrolera que está en manos de los países del Golfo Pérsico. Libia es el duodécimo exportador mundial de petróleo; suministra en torno a un 30% del consumo de Italia, Alemania y Francia. Existen acuerdos de exportación del valioso combustible y los países implicados no quieren ver afectado su estratégico negocio. Sin embargo, este pensamiento no lleva a ninguna parte, puesto que el precio del barril ya se encuentra en su nivel más alto desde el año 2008.

Es congruente adoptar una serie de medidas, porque, de no ser así, las repercusiones pueden ser potencialmente más graves que hasta la fecha. Según Andrew Walker, analista de la BBC, “Europa sería la región más afectada de forma inmediata por una interrupción sostenida de la industria petrolera en Libia, pero otras partes del mundo también sufrirían los efectos debido a que los europeos buscarían fuentes alternativas”. Las empresas petroleras extranjeras están observando con ansiedad el desarrollo de las revueltas en Libia, esperando que sean meramente temporales. El miedo y la incertidumbre son inevitables, ya que, efectivamente, nos enfrentamos a un problema que puede provocar grandes desajustes en el Mercado, pero la solución no es cruzarse de brazos.

Por otro lado, me sorprenden las escasas muestras de sensibilidad por parte de la Comunidad Internacional frente al genocidio que está cometiendo Gadafi. El dictador masacra y bombardea a sus propios ciudadanos, mientras muchos nos preguntamos: ¿Dónde quedan los Derechos Humanos?, ¿dónde está la ONU en un suceso tan importante como éste? Yo lo tengo muy claro: Esperando la próxima reunión para sacarse la foto. Parece mentira que, en el punto histórico en el que nos encontramos, no hayamos aprendido nada, y que todavía se muera por la libertad.


Fuente del texto:
BBC.com
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/02/110221_libia_petroleo_mes.shtml
Fuente de imágenes:
http://laperegrinadesalem.wordpress.com/category/libia/
http://gatossindicales.blogspot.com/2010_12_01_archive.html

1 Comentario

  1. ¡ Cuánta razón tienes ! Lo único que se hace desde los medios de comunicación de Europa y EEUU es contar una y otra vez la mismo noticia, los enfrentamientos entre los ” sublevados”, como los llaman, y los dictadores. Nada de cifras de desaparecidos ni de los crímenes a civiles que se están produciendo.
    ¿ y los gobiernos qué hacen? Nada, se pronuncian ante las inminentes elecciones en España o sobre la operación facial de Berlusconi.
    Parece que lo más importante que ha ocurrido en el mundo las últimas dos semanas hayan sido los cortes de carreteras por la nieve o la limitación de 110 kmts.
    Es vergonzoso que un acontecimiento histórico y mundial como el que está aconteciendo en África sea indiferente para el resto de continentes. Como tú dices, igual no les conviene la libertad de estos países y la ruptura de las alianzas que tenían con sus líderes.

Dejar respuesta