Siguen las declaraciones de Feijóo sobre las polémicas fotos

0
105
Feijóo El País
Alberto Núñez Feijóo junto a Marcial Dorado

El presidente de la Xunta asegura que su relación con el narcotraficante se enfrió tras conocer las actividades a las que se dedicaba.

Como él mismo dice, las fotos fueron tomadas en etapa de “ingenuidad” durante los años 90, cuando desconocía que su amigo Marcial Dorado era un contrabandista de tabaco buscado por la justicia, a pesar de que por entonces el traficante ya había sido detenido en dos ocasiones. En esa misma época Feijóo ocupaba altos cargos en los gobiernos gallego y central, concretamente en la Administración sanitaria. Ambos se conocieron a través de un testaferro del traficante que a su vez era chófer en el transporte oficial de la Xunta.

La amistad de ambos fue más estrecha entre 1995 (cuando fueron tomadas las polémicas fotos) y 1998. En estos años, compartieron numerosos paseos en yate o viajes a Portugal, donde Dorado tenía negocios y Andorra, destino frecuentado por traficantes para evadir dinero. Incluso Feijóo fue invitado a la casa de campo del traficante.

Según declaró Feijóo no había hablado con el narcotraficante después de verle “como consecuencia de la muerte en accidente de tráfico del señor Manolo Cruz (el testaferro por el cual se conocieron), que creo recordar que fue a mediados del año 99” en propias palabras del Presidente. Por otro lado, el juez Vázquez Taín, quien encarceló al traficante en una operación en el año 2003, declaró que existieron llamadas telefónicas entre ellos en el período comprendido del 2001 y 2003. Estos contactos fueron detectados gracias a pinchazos telefónicos ordenados sobre el teléfono de Marcial Dorado. El presidente de la Xunta en cambio niega que haya contradicción entre sus declaraciones antes y después de que se conociesen esas grabaciones de las llamadas entre él y Dorado.

Feijóo ha rechazado hacer cualquier declaración al respecto y se remite a la comparecencia que tendrá lugar el próximo miércoles en el Parlamento. Ha ironizado incluso sobre el esfuerzo de la oposición en evitar que las fotografías pierdan relevancia y ha preguntado si le van a interrogar también sobre  “sus recuerdos de sus años de instituto”.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González dice ser partidario de establecer “límites” al a hora de dar importancia a las publicaciones de los medios de comunicación. “Estamos en una situación en la que vale todo a efectos de publicación en los medios de comunicación”, se ha quejado. En propias palabras del presidente madrileño “no es aceptable ni admisible, tiene que haber un límite”. Refiriéndose al daño social que le está causando al presidente de la Xunta la publicación de estas imágenes que según opina “no tiene que ver con sus responsabilidades políticas”.

Fuente de las imágnes: EL PAIS

Dejar respuesta