“Siete Psicópatas”, cine coral y collage de géneros al servicio del entretenimiento puro

0
405

sietepsicopatasTras la frenética Escondidos en Brujas y después de más de cuatro años de silencio, Martin McDonagh regresa con nuevo largometraje bajo el brazo. Siete psicópatas nos trae de vuelta un género en peligro de extinción: el cine simple y llanamente de entretenimiento. Colin Farrell vuelve a encabezar la nueva propuesta del director británico. Completan la ‘troupe’ Woody Harrelson, Christopher Walken, Tom Waits, Sam Rockwell y Olga Kurylenko.

Hoy  viernes llega a nuestras pantallas Siete psicópatas, el nuevo filme, tras cuatro años de silencio, del realizador británico Martin McDonagh. Al igual que en su anterior filme Escondidos en Brujas (2008), McDonagh nos ofrece dos horas del mas puro entretenimiento con Colin Farrel de nuevo  llevando el timón de la película. A diferencia de su predecesora, en esta ocasión Colin Farrell es asistido por una constelación de estrellas del Hollywood “indie” (con marca registrada) que hace que metamos a Siete psicópatas en ese cajón de sastre ajeno a todo género cinematográfico que es la película coral.

Pasa por normal el hecho de que películas cuyo principal reclamo sea un amplio plantel de estrellas generen expectativas a posteriori no satisfechas. Como en toda buena regla, excepciones no faltan. Así, no tanto por su calidad técnica como por su capacidad para atrapar al espectador, títulos como Amor a Quemarropa (1993), Arma Joven (1988) o Domino (2005) entre otros muchos, cumplen en cuanto sus inocentes pretensiones. Con esta premisa, un filme que cuenta con actores como Colin Farrell, Woody Harrelson, Christopher Walken, Tom Waits, Sam Rockwell u Olga Kurylenko no puede ser abordado de otra manera que con un cesto a rebosar de escepticismo.

¿Que nos cuenta Siete psicópatas? La historia en sí es original, y es original porque mezcla situaciones tan bizarras como el robo del perro de un mafioso con la crisis creativa sufrida por un guionista del montón para finalizar su último trabajo: el guión de la película Siete psicópatas. Con esta curiosa convergencia de tramas es fácil imaginarse que Siete psicópatas es una compilación de tópicos de uso común en distintos géneros cinematográficos. Aquí podemos encontrar desde situaciones típicas del cine de secuestros, la estética ‘pulp’ o las ‘road-movies’ a la acción más grotesca y el humor más negro con parada y fonda en el meta-cine e incluso el western. Si a esos atractivos le sumamos el esplendido reparto, las expectativas no pueden ser mejores. Sin embargo, como  suele ser habitual en películas de esta índole, quien mucho abarca poco aprieta. El querer tocar tantos palos conlleva inevitablemente que no se destaque en ninguno, avocando al filme a un caos narrativo difícil de superar. Y ese es el principal defecto de Siete psicópatas, la ausencia de un rumbo definido en la narración. El espectador recibe la impresión inequívoca de que la trama avanza a bandazos hilvanada solamente por un encadenamiento de gags y una estética videoclip manejada a la perfección por expertos del género como Tarantino o Tony Scott. Difícilmente se puede esperar que los actores representen el papel de su vida en películas corales como esta. Todos sin excepción y probablemente de forma intencionada en su afán de caricaturizar distintos tópicos, caen en el más profundo histrionismo. A nivel escenográfico se salva de la quema Christopher Walken, que representa el papel ya representado en otras ocasiones y para el que parece haber nacido, el de persona “mas para acá que para allá”.

Sin embargo, sería injusto no saber reconocer sus virtudes. Y éstas las encontramos dejando de lado el puritanismo y la tendencia a intelectualizar todo producto surgido del séptimo arte. El mejor valedor de Siete psicópatas sigue siendo el mismo que en Escondidos en brujas, esto es, su capacidad para entretener y divertir al espectador durante sus casi dos horas de metraje. Desde luego que Siete psicópatas no es ninguna obra de arte, pero si quieres pasar una buena tarde de domingo acompañado de palomitas, es una buena opción.

Siete psicópatas es un buen ejemplo de que, lejos del ascetismo visual de Haneke o la experimentación visual, aún no superada por algunos de la Nouvelle Vague también hay cine digno de atención. Un cine sin pretensiones cuya máxima aspiración es hacer pasar un rato entretenido fuera de la monotonía diaria. Un cine sencillo pero honesto que fuera de todo canon técnico haga disfrutar al espectador sin exigirle un análisis metafísico y ontológico de cada secuencia. Vamos, que un buen Blockbuster no hace mal a nadie… A mí no me lo hizo. Play and enjoy.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=9Y7XF_OkB0k[/youtube]

Imágenes cedidas por CBS Films

Tráiler: Vértigo Films

Dejar respuesta