Siena: una ciudad para visitar

1
164

Siena, aquella ciudad vigilada por lobas que te miran fijamente, rodeada de puertas de una muralla antigua que daba cobijo y seguridad en la antigüedad y llena de cuestas interminables, es hoy uno de lo destinos preferidos por los estudiantes erasmus. Tras un breve visita a sus rincones podemos tomarle el puso y afirmar que quien la visita la recuerda para siempre.
Una de las primeras afirmaciones que me advirtieron cuando pise tierra italiana fue que por muchas ciudades importantes que viera, Siena, sería mi preferida. Al principio dudé, pero tras el viaje de vuelta pude afirmar que algo había cambiado en mi visión de Italia, sobre todo de la Toscana. No es solo campo, es historia, historia viva, cambiante. Siena es y será reliquia del pasado y legad para el futuro. Por ello dicen que es una de las mejores ciudades donde uno pude estudiar arqueología medieval, porque con cada paso que das te encuentras con piezas únicas, con rincones exquisitos y vivencias únicas. Un fin de semana no es tiempo suficiente para nutrirte de sus calles, ni de sus callejones, ni mucho menos de sus plazas.

La historia cuenta que fue fundada por lo hijos de Remo, hermano de Rómulo y éste, a su vez, fundador de Roma. La mitología dice que fueron amamantados por una loba, de ahí que se encuentren estatuas de este animal en cada rincón de la ciudad. Además de que Siena está llena de fuentes, en cada fuente un animal representado, de ahí que Siena, al estar dividida en barrios, cada auno de ellos tiene su fuente y su animal representado en banderas, es decir, las famosas “Contradas” algo que marca el carácter de cada vecino. Se lo juegan todo en una carrera de caballos donde solo gana el mejor. Esta es una de las fiestas más conocidas del país, que reune a miles de personas en su plaza principal, uno de sus atractivos. Además de la plaza, tenemos el Duomo, que resalta al lado de las pequeñas casas de estilo medieval que llenan Siena de encanto. Esta sensación hace que Siena sea una ciudad en movimiento, llena de estudiantes, pero que es muy tranquila, donde podemos encontrar multitud de rincones dedicados a los estudiantes, a que puedan vivir la cultura desde la cercanía, ejemplos claros son el “Pro Piu”, “La corte de Mirácoli”, donde la música en vivo, las charlas, las conversaciones toman cuerpo y se convierten en arte. Apuestas indiscutibles para la corte, pero intensa noche de Siena.

Puede que Siena no tenga ni mar, ni rio, pero es una ciudad llena de agua debido a sus fuentes, de todo tipo, que atraen debido a sus ubicaciones, algunas a rás del suelo, otras que se levantan e incluso algunas que se introducen por debajo de las calles. Rincones que te incitan a pensar, miradores que hacen que las vista llegue a un horizonte natural en el que puedes respirar y ver las estrellas y lugares donde el paladar se llena de matices y donde los olores, claramente, representan otros estilos de vida. Puede que no sea una ciudad barata, con una vida nocturna poco llamativa, pero ese halo de niebla que le recubre cada amanecer hace que se cree un ambiente bucólico donde los amantes de las artes,la filosofía y las letras encuentran su inspiración.

Por mucho catalogada como el “Toledo italiano”, por sus ubicación y formato, para otros un paraíso dentro de la excéntrica e hiperactiva Italia, es sin duda uno de los puntos claves para visitar, además de que se encuentra cerca de grandes ciudades como Pisa, Florencia, Bolonia que tampoco hay que perderse. Sabemos que Italia es especial, pero desde que conocí Siena he descubierto que también se puede pertenecer a un sitio sin necesidad de haber vivido en él. Porque la “Piazza del Campo”, la “Accademia Musicales Chigiana ” (Conservatorio de Música), “San Domenico” , etc., le han dando a Siena la capacidad de rivalizar con Florencia y ser declarada Patrimonio de la Humanidad su centro urbano.

Un claro ejemplo de que no solo hay que visitar las capitales de las ciudades y hay que dejarse cortejar por aquellos rincones menos conocidos pero que son grandes tesoros y que como no fueron uno de los lugares inspiradores de “La divina comedia” de Dante y eso no tiene precio.

Fuente del texto:
Propias y Wikipedia
Fuente de la imagen:
www.google.es

1 Comentario

Dejar respuesta