Si sueñas pesadillas,… Loterías

1
269

Como cada Navidad, vuelve a casa uno de los emblemas más señalados y esperados de estas fechas: el anuncio del Sorteo Extraordinario de la Lotería. Un comercial que en su momento cobró una inusitada importancia y que este año está volviendo a dar mucho que hablar.

 Hola, huelleros, bienvenidos de nuevo y felicitaros a todos, ¡porque estamos de enhorabuena!: el terror ha vuelto. Y no lo ha hecho adoptando aspecto humano, cual Damien; o animal, cual Cujo; ni, incluso, bajo el de un vegetal, cual rey Juan Carlos. En esta ocasión ha regresado en forma de spot publicitario. Concretamente, con el anuncio del Gordo de la Navidad.

image1Era el año 1998 cuando un calvo irrumpió en los televisores de todos los hogares españoles a ritmo de una melodía sacada de la Banda Sonora de la película Doctor Zhivago. No, no era Coto Matamoros, sino el actor inglés Clive Arrindell. Ese año, la publicidad que promocionaba el sorteo más especial del año tomó relevancia y entró a competir con el otro anuncio navideño por excelencia: el de Freixenet. Mientras que el primero logró abrirse un hueco en nuestros hogares (y corazones) a base de recorrer escenarios de media España repartiendo suerte en forma de décimos, el segundo, por tradición más frívolo, estaba protagonizado por estrellas internacionales que, en los últimos tiempos, fueron dando paso a figuras más patrias, y más casposas. Desde ese año, el calvo del Gordo (suena mal, lo sé) fue soplando sus números de fortuna a diestro y siniestro, convirtiéndose poco a poco en un icono de las Navidades españolas y, por tanto, en uno más de la familia, hasta que en 2005 a Loterías se le inflaron los bombos, y rescindió su contrato. Durante el transcurso de las siguientes temporadas, los creativos trataron, sin mucho éxito, de retomar la fórmula mágica que devolviera “ese” encanto al spot y rellenara el hueco dejado por el misterioso calvo. Con La Fábrica de los Sueños, tema central de los dos últimos años, parecía que habían logrado algo potable. Y así, sin previo aviso, llegó el de 2013.

De la mano de Pablo Berger, el director de la muda Blancanieves, el anuncio de este año nos sitúa en la plaza Mayor de la localidad segoviana de Pedraza, pueblo famoso por su “Noche de las Velas”, las mismas candelas que rodean un enorme árbol de Navidad formado de bombos de lotería y que iluminan la escena. Hasta ahí todo muy bonito; después, comienza el despropósito, el Eccehomo de los anuncios navideños (¡Qué orgulloso estaría Valle-Inclán si levantara la cabeza y viera semejante esperpento!). Entre los cinco cantantes elegidos a modo de anuncio Freixenetsco, encontramos artistas más actuales como Marta Sánchez o David Bustamante, más antiguos como Raphael o la gran Montserrat Caballé, y atemporales como la Niña Pastori, que aún no ha encontrado su momento de gloria. Marta y su inexpresivo rostro (quizá debido al… ¿tiempo?) abren la sonatilla, seguida de Bustamante que, a pesar de no ser santo de mi devoción, es el que mejor parado sale en el comercial, y de la Pastori, la cual lleva tanto gloss en los labios que parece que acaba de chuperretear una butifarra. A continuación: The Walking Dead. Que la Caballé y Raphael son dos artistazos como la copa de un pino no lo pone nadie en duda, yo soy fan de ambos; y que sus actuaciones en esta ocasión son monstruosas (literalmente), tampoco, yo soy fan de ambas.

[youtube]http://youtu.be/d7PHRmLS194[/youtube]

Montserrat da miedito, del bueno, abre tanto los ojos que parece que acaba de salir de La Naranja Mecánica, y su boca, en los momentos álgidos, semeja estar a punto de vomitar al mismo anticristo (eso sí, por Navidad); Raphael y sus gestos no se quedan atrás, especialmente al final del spot, cuando al imitar la cantinela de los niños de San Ildefonso, bien podría estar anunciando un dentífrico o un corta zanahorias de la Teletienda. El resto de los ciudadanos congregados en la plaza se toman de la mano, sonríen tímidamente, se abrazan… saben que será su final si terminan de escuchar la canción. Porque, en cuanto a la canción, ésta es tan melosa que puede ser el emético perfecto para solucionar una indigestión de turrón y polvorones (ocasionada a su vez por los instintos suicidas despertados al visionar el anuncio). Vamos, un círculo vicioso que, como diría mi hermana, solo puede acabar de una manera: con muerte y destrucción.

O con humor. Porque ya se han hecho múltiples parodias tanto del comercial como de sus protagonistas, algunas muy buenas y otras con menor fortuna. Es por ello que, como si fueran mis presentes, aquí os dejo las tres que más me han gustado:UNADOS ,y TRES.

Sin más dilación, amigos huelleros, me despido por esta semana deseándoos que os toque la lotería tanto como a mí.

PD: mi reflexión final de telespectador de hoy es: “Queridos Reyes Magos: este año sólo os pido salud y el regreso del calvo.”

 

Fotografía propiedad de la página web http://www.cultture.com

Vídeos tomados de Youtube.

1 Comentario

Dejar respuesta