Si quieres excelencia…

0
309

Dejé pasar los días antes de ponerme a escribir esta reseña, no quería que se notara el grado de mi enfado, de mi cabreo general. Pero creo que no lo he conseguido a pesar de haber hecho el mayor esfuerzo posible por no sentarme ante el ordenador y escribir todos los improperios habidos y por haber que conozco, que son muchos. Desde luego mi enfado no ha disminuido, pero evitare las palabras mal sonantes, prometo que al menos lo intentaré. Me encantaría decirle sobre que va a versar este artículo, pero en realidad va a ser un mejunje de cosas que igual no tienen relación o igual sí.

Todo empezó una bonita mañana de primavera, el sol brillaba, los pajaritos cantaban y los sindicatos se manifestaban. Un día tan bello como otro cualquiera. Sin embargo, al enterarme del motivo de las manifestaciones, unos nubarrones cargados de truenos y de relámpagos se posaban sobre mi sesera. Los sindicatos se concentraban porque el gobierno bajará un 5% el sueldo a los funcionarios y porque van a meter mano en las pensiones. Excepto lo último, el resto es totalmente ofensivo. ¿Dónde estaban los sindicatos y sus manifestantes las veces que me han despedido?, ¿Dónde estaban los defensores del trabajador cuando se iban anunciando tasas del 20% de paro en España? o ¿Cuándo las empresas privadas hacían ERE dejando sin trabajo a cientos de personas? Pues estaban todos en sus casas, en sus cómodos sillones, viendo sus geniales televisores planos de plasma y con dolby surround. Con chaqueta de pana, eso que no falte. Comprados, vendidos, traidores, especímenes sin corazón, hijos de su santa madre y mil cosas más que no digo por no ofender. ¿Qué pasa, qué en este país solo nos manifestamos si nos tocan el bolsillo propio? Porque si el que tocan es el de los demás: “a mi plin que duermo en Picolín”. O ¿Es que solo consideran trabajadores a los funcionarios y por tanto solo les defienden a ellos? Eso sí estaría gracioso, fíjese. Defender a una gran mayoría de personas, hay pocas excepciones, que como ven su trabajo seguro se toman cuatro o cinco desayunos en una mañana, tienen jornada reducida una semana sí y la siguiente también, tienen el día de alfombras, el de calderas y el de pepito de los palotes. Gente borde en muchos casos, que te hacen perder tiempo en otros muchos, y que desde que se sacaron las oposiciones no saben que significa la palabra estrés.

Y entre tanto este gobierno absurdo que nos hemos buscado, bueno los que le votarán tienen peor castigo, haciendo el panoli y el estúpido por Europa y en nombre de Europa. Medidas tardías y totalmente antisocialistas para intentar solucionar, tarde y mal, algo mal hecho desde más allá de los tiempos del franquismo. Y para más inri nos toca la presidencia europea, que solo ha servido para evidenciar el gran y magnífico payaso que tenemos como presidente. Uno que se baja los pantalones por los americanos que llevan todo el año tomándole el pelo, que se va a rezar allí porque debe ser que aquí no le gusta como rezamos (“Oh Dios, padre mío y del vecino, cárgate a ZP y haznos felices”), ese que besa el suelo por donde pisa Obama aunque si pasa la bandera no se levanta. Ese que no recibe al Papa cuando viene a España de visita, recuerden que además de ser el dirigente de la Iglesia también lo es de un país, y ahora como presidente de Europa se va al vaticano para “charlar” con el Santo Padre. Y al que el presidente de Italia, otro genial, le deja plantado y con el culo al aire, ante las risas de los periodistas presentes. ¡Sí señores, eso es nuestro presidente del gobierno! Alguien que se pasa las cumbres solo en una sala porque nadie quiere hablar con él, porque nadie le toma en serio. Y de las muchas cumbres (saca cuartos sin fin) a las que iba a asistir “to Dios” según nuestro gobierno, no ha venido casi nadie. Eso sí, veinte coches de la policía Castellana arriba para escoltar al embajador de la Conchinchina (por poner un ejemplo), como si nos sobrara el dinero para tanta gasolina y tanta estupidez. Y con tretas de lo más curiosas para intentar que las noticias malas no lo parezcan, ¿qué día elegiría usted para anunciar una reforma laboral controvertida? Exacto, el día que España debuta en el Mundial, dando una rueda de prensa cutre y rápida esperando que el ánimo y la concentración del personal esté más en el fútbol que en lo demás.

Ahora ante la reforma laboral, que abarata el despedido pero no produce más empleo (lo realmente necesario), dicen los sindicatos y comisiones que Huelga General, pero no inmediata, no. Que antes tienen que ver el Mundial sentados en sus sofás de cuero, con la chaqueta de pana y encendiéndose los puros con el dineral que les da el Gobierno para que cierren la boca y abran el culo. Así que prevén que, igual, para el 29 de Septiembre quedamos todos por Madrid para quejarnos de esa reforma y de todo lo que haga falta. Qué país, señor, qué país.

Y entre tanto se van poco a poco sacando a la luz, los sueldazos de nuestros amigos los políticos. Miren el partido que miren, no verán a ninguno que tenga apuros para pagar una hipoteca, dos o las que les pongan. Señores, si ahorrásemos en políticos España saldría de la crisis. ¿Por qué cifras tan altas?, ¿No les vale con gastarse mil euros en dietas?, ¿Dónde comen en el Ritz? Y ni por esas. ¿Y de verdad es tan necesario tanto coche oficial, tanto guardaespaldas, tanta pamplina? Y todo esto solo por ponerse ante un micro, decir un montón de tonterías para no decir nada, mentir todo el tiempo e intentar engañarnos a todos, a los que les creen y a los que estamos de políticos hasta el gaznate. En otros países se están dando fenómenos raros, paranormales, salen elegidos aquellos que no son políticos o los que salen son extremos de una realidad. La situación actual se está poniendo en blancos y negros, no hay lugar para matices, o nos das todo o no nos das nada. Porque, al menos, lo que yo percibo desde el cabreo general es una decepción y saturación en cuanto a política se refiere. Y en este país más.

Hay que añadir en esta bolsa de sinsabores el inicio de España en el Mundial. Campeones, campeones, todos como locos porque somos favoritos y caemos antes Suiza. No puedo comentar mucho del partido, ya que no pude verlo a causa de un examen. Pero si puedo decir que el cuento de la lechera se puede aplicar. No se puede dar por ganador a alguien antes de empezar, ahora sí toca sacar la furia española y demostrar que la Eurocopa no fue sueño de una noche de verano. Hay buenos jugadores, los mejores, hay un buen entrenador y hay un buen ambiente. Todo cuadra para que este sea un Mundial para España, pero no hay que darlo por ganado, ni a los rivales por vencidos. Porque entonces nos pasará lo de siempre, en cuartos de regreso a casa. Además hay que ver la de tonterías que se producen en un campeonato, ahora la culpa de que la roja no ganará la tiene la novia (la llamaría periodista, pero al no haber acabado la carrera, pues esta difícil) de Iker Casillas, según el Times. Y otro debate más por la prima que les da la FIFA. Pero cómo puede haber debate sobre las primas que una empresa privada da a sus trabajadores y no sobre los sueldos que dan las arcas públicas a los ineptos que tenemos en el Congreso, yo no lo entiendo.

Como pueden ver he aguantado varios días para escribir este texto. Y si yo fuera ustedes me preguntaría ¿y porque decide escribirlo hoy? La solución es sencilla, pues después de tres meses sin trabajo, sin casi entrevistas y con un despido más, he conseguido un trabajillo y si todo va bien dentro de un mes seguiré en él. Y por otro detalle insignificante para la mayoría, me han enviado un e-mail desde la Complutense, lugar de mis más terribles pesadillas administrativas, en el que el titular era: “Si buscas excelencia, ven a la Complutense”. Como pueden imaginar mi carcajada ha sido sonora, profunda, extensa e incluso histérica. Podía relatarles mis últimos desencuentros con tan loada Universidad, pero creo que por hoy han tenido ustedes bastantes quejas por mi parte.

Será cierto eso de que “Spain is different”. Ya que si logramos salir de esta, estoy muy segura de que lo haremos de forma muy distinta a todos los demás y que, como tradicionalmente, cargaremos con los fallos de este periodo durante mucho tiempo. Les deseo suerte para lo que viene, que no sé si será mejor que lo pasado, pero esperemos que sea “excelente”.

Fuente de la imagen
www.itacapnl.com

Dejar respuesta