Si Messi quiere, el Barça puede

1
179
  • Partido disputadísimo en el Camp Nou.
  • Delgado Ferreiro perjudica a ambos equipos con una actuación desastrosa.
  • Messi se inventa una obra de arte junto a Pedro.

El domingo quedó más claro: esta Liga es de dos. Por mucho que Garrido y su Villarreal se esfuercen en seguir la estela, los dos colosos son eso, dos colosos. Aunque por actitud, ganas y rigor, los castellonenses trataron de tú a tú al Barça, cuando Messi quiso, se acabó el partido. Porque “La Pulga” es de esos futbolistas que necesitan poco, muy poco, para decantar un partido.

El choque se jugó en pocos metros: el Barça y el Villarreal presionaban, con las líneas muy juntas, y demostraban predilección por el trato del balón. Dos ideas similares, en donde el Barça optó por la posesión y el Villarreal por el contraataque rápido con esa dupla mortífera que forman Rossi y Nilmar. Golpearon primero los azulgranas por mediación de un Villa cada día más adaptado a pesar de su demarcación en el campo. Fue un mazazo grande del que los amarillos se resintieron. Acto seguido, una jugada, en supuesto fuera de juego y mal anulada por Ferreiro, dio al traste con el previsible segundo tanto de los de Pep. En la siguiente jugada empataba Nilmar. Ya había lío: los pañuelos sustituyeron a los aplausos y el Camp Nou pedía la cabeza del colegiado.

Tuvo que pensar Ferreiro que los dos equipos merecían el mismo trato, así que también se equivocó en contra del Villarreal. El Barça salió en tromba, consciente de que estos tres puntos metían presión al Madrid y descartaban a los amarillos en la carrera hacia el título. Por eso, y tras una genialidad de Messi (previa pared con Pedro), Delgado Ferreiro no vio fuera de juego en el tercer gol culé, obra también de “La Pulga”. Para colmo de males, Borja Valero se quedaba delante de Valdés y Maxwell lo derribaba, acción por la que sólo vio amarilla el lateral culé.

El partido se convirtió en un gigantesco rondo y de los pañuelos y el malhumor del personal se pasó a los olés. El Barça continúa con su racha. El Camp Nou se despide hasta la batalla de las batallas: contra el Madrid, el 29-N.

Brugal. Alves es, sin lugar a dudas, el mejor lateral derecho del mundo. Muy por encima de un Maicon que sin Mou queda retratado en Champions.

Garrafón. Pep, en ocasiones, no mea colonia. Su disputa con Garrido y con el entrenador del Copenaghe en Champions así lo atestiguan. A veces habría que ser más críticos con él y con Mourinho.

Fuente del texto:
Elaboración propia.
Fuente de las imágenes:
www.elpais.com
Efe

1 Comentario

Dejar respuesta