Si lo hubiera sabido…

2
486

Hay mañanas en las que hubiera sido mejor quedarse en la cama y no salir de ella en todo el día. El problema, claro está, es que te das cuenta de esto cuando has sufrido todas las maldades que te están esperando desde que has puesto el pie en el suelo; y es que la vida es muy cruel, y lo peor de todo es que a veces las desgracias se van sucediendo una a una en las interminables 24 horas. Algunos lo llaman: “¡Uy, tía, eso es mal de ojo seguro!”, otros:  “Si es que… las putadas del destino”, pero a ti te da exactamente igual y solo eres capaz de decir: “Si lo hubiera sabido…”.

C’est la vie, amigos! Hay que aceptar cuanto antes que estamos destinados a sufrir, así que olvídate de los libros de auto-ayuda, que no te salvarán. Empezamos por algo simple: el madrugón de las mañanas. Y, aunque pueda parecer el típico ejemplo sobre desgracias, ¡es que es así! Tú tan a gusto tumbado en la cama, enrollado en las sábanas, tentando a la mismisima muerte al taparte de esa forma la cabeza con la almohada (¡cómo puedo acabar con esa postura!) y soñando con algo o alguien que te hace hasta sonreír (e incluso te das cuenta), y de repente esa canción que te encanta y que has puesto como tono de alarma deja de tener la más mínima gracia y te recuerda dos cosas: una, que mañana te acostarás antes (aunque sabes que no lo harás), y la segunda y principal, que toca intentar abrir los ojos. Y te levantas como el zombie, tu disfraz de Halloween, pero dando más miedo y sin necesidad de pintarte pálida la cara. Y después de todo ese colosal esfuerzo, te diriges a coger el metro que te recuerda a las discotecas en Nochevieja, que siempre hay más gente de la que cabe. Pero tú te metes ahí como sea, porque ya has dejado pasar dos trenes y porque alguien detrás tuya te ha metido a empujones. Y ahora, cuando estás a punto de llegar a tu destino sucede un fenómeno inexplicable: ¡Se para! Has desayunado en un tiempo de Record Guinness y ahora vas a llegar tarde.

Y llegas al trabajo, con unas ojeras hasta los pies, pero pensando en que hoy tendrás un día tranquilo; y te cruzas con tu jefe o jefa que te cuenta en menos de treinta segundos más de veinte cosas que hacer y que quiere en un minuto. Definitivamente, no utilizáis la misma unidad de tiempo. Pero bueno, tú cumples con todos tus deberes estrujándote el cerebro y echando un pulso al reloj, y lo único que te dice es “¡Haberte tomado más tiempo mujer!”. (¡Ay, si lo hubiera sabido!).

O vas a la facultad (o para mas desgracia a ambos sitios) y ves en la puerta de tu clase un cartelito que avisa de que el profesor de turno no asistirá, respiras profundamente, te acuerdas de él, de toda su familia y conocidos y esperas como una idiota dos horas para la siguiente clase en la que escuchas cómo un profesor te recita lo mismo que pone en su libro: ¡eso es una clase magistral! (Si lo llego a saber… no vengo).

Y por fin llegas a casa, tu compañero/a de piso ha formado una comuna en el salón con sus amigos y te quedas mirándolos no para unirte a ellos, sino pensando de dónde co… sacará a esa gente tan “rara”; no se te ocurre otro adjetivo mejor en ese momento, pero piensas: “¿Por qué elegí a este/a y no al chico chino con lo tranquilito que parecía? Si lo hubiera sabido…”.

O bien llegas a casa y tienes que escuchar la reprimenda de tu madre por no recoger tu habitación (recuerda que saliste más rápido que una bala masticando las galletas del desayuno): “¡Si es que no haces nunca nada hija!”. Y piensas: “Si lo hubiera sabido, ¡mierda!, no hubiese podido cambiar de madre, de esta no me libro”.

Y llega tu momento de ocio, de relax, de desconexión; pero siempre pasará algo desafortunado: las obras del vecino de al lado no te dejan ni pensar, o tu churri llega dos horas tarde por jugar al Fifa 2011, o todos los planes que tenías se desvanecen en un momento, o absolutamente todo te molesta o… o… “si lo hubiera sabido, hoy me quedo en la cama”.

Nota de la autora: Cualquier parecido a la realidad es mera coincidencia.

Fuentes de las imágenes:
Man Ray: Lágrimas.
http://notitasdealgodon.blogspot.com/

2 Comentarios

Dejar respuesta