Si eres pirata puedes jugar antes al “Mass Effect 3”

2
464

La  piratería de videojuegos supone uno de los mayores problemas para la industria. Blindar un título para que sólo pueda ser jugado legalmente es prioritario para las distribuidoras. Sin embargo, las protecciones siempre acaban cayendo e incluso se puede encontrar el juego antes de su salida al mercado, como ejemplifica el caso de Mass Effect 3.

Imagen conceptual de Mass Effect 3

Mass Effect 3, uno de los lanzamientos más esperados, llamado a cerrar la trilogía más épica de la última generación de consolas, es un juego con presupuesto prácticamente ilimitado y que cuenta no sólo con un gran equipo de profesionales a sus espaldas, sino también con una distribuidora tan potente como Electronic Arts. En definitiva, un título de primer orden dentro del universo de los videojuegos que, no obstante, tampoco ha podido escapar de las redes de los piratas.

El estreno del juego estaba previsto para el día 6 de marzo en Norteamérica y para el 8 en Europa, con el consiguiente doblaje a todos los idiomas pertinentes. Desde meses atrás se sabía que el título iba a requerir de la plataforma Origin, un sistema propietario de Electronic Arts que sirve de tienda y de lanzador, además de encargarse de autentificar las copias y restringirlas en función de la fecha de lanzamiento oficial. A pesar de todas las precauciones, Mass Effect 3 ya era jugable en cualquier idioma y región desde el mismo día 6.

Es decir, cualquier usuario pirata puede disfrutar del videojuegosin ninguna restricción desde ese día y con todos los contenidos adicionales. Más aún, los usuarios de la versión pirateada pueden hacerlo sin pasar por Origin, lo que sin duda es un punto a favor, ya que no deja de ser un programa externo que no debería ser necesario. En cambio, los demás jugones legales han tenido que esperar hasta el día de hoy para comprarlo y activarlo. El juego, además, no tiene un precio reducido -a partir de cincuenta euros en función de la edición elegida-.

Este no ha sido el único caso y tampoco será el último. La industria del videojuego sigue en sus trece de intentar protegerse contra este tipo de problemas, pero nunca lo consigue. Empezaron con protecciones ciertamente originales, como el conocido sistema de piratas en una ruleta en Monkey Island. De ahí se pasó a todo tipo métodos anticopia en los discos y, últimamente, la atención parece más centrada en la inclusión del DRM, un sistema muy agresivo que controla el acceso al medio, hasta el punto de requerir una conexión permanente a internet para asegurarse de que el usuario no es un pirata.

Sin embargo, todos caen sin excepción. Y lo peor es que el usuario pirata elude estos sistemas mientras que el legal debe plegarse a todas las condiciones impuestas. De esta manera, casi parece que se premia más al pirata. ¿Cómo solucionar esta disyuntiva? Se han probado con éxito diversas maneras, como la inevitable reducción de precio o la oferta de ediciones con algún extra a modo de ‘merchandising’ o arte. Lo que está claro es que la piratería debe terminar, y las soluciones no pasan por penalizar al comprador; de lo contrario, lanzamientos como Mass Effect 3 seguirán empañados, y eso no beneficia a nadie.

Imagen cedida por Electronic Arts

2 Comentarios

Dejar respuesta