Shuttle: Fin de una vida

0
150

Durante la fase de ascenso del Endeavour, se han vuelto a desprender trozos del aislante del tanque principal de combustible, viendo, tras su separación, fotos del mismo con hasta doce zonas con pérdida del aislante. Estos trozos impactaron sobre la zona de la nave cubierta con las losetas protectoras para la re-entrada en la atmósfera. Desde el accidente del Columbia, que al final se llegó a la conclusión de que se produjo a causa del daño causado en las losetas protectoras que cubrían el borde de ataque del ala derecha por un trozo de aproximadamente un kilogramo de peso de la espuma aislante del tanque de combustible, se han intentado evitar estos desprendimientos, lo que todavía no se ha conseguido, si bien los trozos que se han desprendido son mucho más pequeños.

Los dos primeros días de camino hacia la Estación Espacial se han destinado a revisar completamente las zonas deterioradas, cumpliendo el protocolo establecido después del desastre del Columbia, para hacer la evaluación de los daños y proceder, si es necesario, a su reparación con los kits de a bordo. Como punto final de la observación, a unos 100 metros del punto de atraque en la Estación Espacial, se ha hecho con el Endeavour un “salto mortal hacia atrás”, con el fin de dejar el vientre de la nave listo para ser fotografiado desde la Estación. Tras su estudio, los técnicos han llegado a la conclusión de que los daños no son significativos. No obstante, continúan las investigaciones para conocer cual es la causa del desprendimiento del aislante del tanque de combustible, en la confianza de que no se tenga que aplazar el próximo lanzamiento del shuttle previsto para mediados de Agosto.

Pero un curioso contratiempo ha surgido en la Estación Espacial , el cual, sin ser grave, fue un tanto anecdótico: la víspera de la llegada del Endeavour con sus astronautas se les averió el único baño de la Estación. Es decir, iban a recibir invitados y tenían averiado el sistema de evacuación de las basuras y elementos orgánicos “de la casa”, de forma que tuvieron que usar el baño del Endeavour hasta que al final se consiguió arreglar la avería.

Otro pequeño contratiempo ha surgido en uno de los paseos espaciales, el tercero de los cinco planificados: los astronautas recibieron la orden de abortarlo debido al fallo de funcionamiento detectado en la evacuación de dióxido de carbono en el traje de uno de ellos. No hubo nunca riesgo alguno para el astronauta. Estos trajes son en definitiva una nave espacial en pequeño, comprenden 13 capas de material y llevan un sistema de soporte vital que proporciona oxígeno y humedad y expulsa el dióxido de carbono producido por el metabolismo del astronauta.

En el año 2004, se tomó la decisión de retirar los vuelos del shuttle en el año 2010, basándose en la nueva misión para enviar seres humanos más allá de estas órbitas bajas en las que se mueve, y posteriormente en base también a las conclusiones sobre el accidente del Columbia. El diseño de un nuevo vehículo tripulado no muy grande proporcionará la oportunidad de reducir costes recurrentes de operación. El shuttle es capaz y seguro para completar la misión de ensamblaje de la Estación Espacial Internacional y dar servicio al Telescopio Hubble, pero ya no hay misiones posteriores en órbitas bajas para este vehículo a partir del 2010. El shuttle también carece de un sistema de escape para su uso en caso de emergencia durante el ascenso. Tal sistema será diseñado para el nuevo vehículo espacial Orión/Ares I. La NASA dirige sus programas a enviar astronautas más allá de la órbita de la Tierra, con un objetivo inicial de retornar a la Luna para establecer una base permanente. Para cumplir este objetivo se requiere un tipo de vehículo diferente.

Los primeros test de vuelo de los nuevos vehículos Orión y Ares están programados para el final de la presente década. El primer ensayo del vehículo lanzador Ares será en principio el próximo 30 de Agosto, y va a proporcionar a la NASA una primera oportunidad para testar y probar sus características de vuelo, su estructura, sus equipos y las operaciones terrestres asociadas con este vehículo. El primer vuelo de prueba de Orión con astronautas está planeado para no más tarde de Marzo del 2015. Orión es el buque insignia del programa de la NASA para la exploración del espacio más allá de la órbita baja de la Tierra, y un elemento clave del Programa Constellation para explorar la Luna, Marte, y mas allá. Construido sobre la base tecnológica de lo mejor del Apolo y del Shuttle, será un sistema que va a ser seguro, realizable, versátil y reusable. El tamaño de Orión permitirá transportar hasta seis miembros de la tripulación a la Estación Espacial, y cuatro a la Luna. Será capaz de contactar con el vehículo alunizador Altair en una órbita baja de la Tierra para llevar a los miembros de la tripulación a la Luna. En el futuro, Orión podría contactar en órbita baja con vehículos que llevarán a exploradores a otros destinos en nuestro sistema solar, como por ejemplo Marte.

El vehículo de exploración tripulado Orión será puesto en órbita de la Tierra por el vehículo lanzador Ares I, el cual en su primera etapa es un cohete de cinco segmentos, reusable y de estado sólido, con una etapa superior impulsada por un motor J-X2. Para maximizar la seguridad de la tripulación, Orión incorpora un sistema por si es necesario abortar el lanzamiento, el cual llevará a la tripulación de forma segura lejos de un posible escenario amenazante.

Para misiones a la Luna, Orión se acoplará con Altair y la EDS (Earth Departure Stage, una etapa de su cohete lanzador que funcionará con un único motor principal de forma similar a la etapa del cohete Saturno V que llevó a los astronautas del Apolo a la Luna) en una órbita baja. La EDS propulsará a Orión y Altair hacia la Luna. Una vez que hayan alcanzado la órbita lunar, los astronautas usarán Altair para viajar a su superficie. Orión podrá permanecer en orbita lunar hasta 210 días. Después de su estancia en la superficie lunar, los astronautas retornarán a Orión usando el módulo Altair como vehículo ascendente. Una vez reunida la tripulación en Orión, se separará del módulo Altair, y con el motor principal del módulo de servicio le proporcionará la potencia necesaria para salir de la órbita de la Luna y retornar a la Tierra.

El módulo de servicio será el soporte del módulo tripulado Orión hasta que ambos se separen justo antes de la re-entrada en la atmósfera terrestre, después el descenso se hará con paracaídas, proporcionando el retorno seguro de los astronautas.

Referencias:
http://www.nasa.gov/mission_pages/constellation/orion/index.html
http://www.nasa.gov/home/index.html

Dejar respuesta