Shutter Island: Locura, misterio y desconcierto

0
197

Un hospital psiquiátrico en una isla, una asesina peligrosa que se fuga de una celda cerrada y un policía judicial excombatiente de la Segunda Guerra Mundial que debe investigar el caso. Estos tres elementos son la base en torno a la que gira toda la trama de la película, pero, ¿realmente es así?
En 1954, Teddy Daniels (interpretado por Leonardo DiCaprio) y su compañero Chuck Aule (Mark Ruffalo) acuden a Shutter Island para investigar la desaparición inexplicable de una paciente peligrosa del hospital psiquiátrico de Ashecliffe, que cuenta con unas medidas de seguridad inmejorables. La investigación se desarrolla en una atmósfera de misterio, agudizada por las mentiras, conspiraciones y sospechas sobre lo que realmente ocurre en la isla. Las pistas irán guiando a Teddy a lo largo del thriller y la investigación cambiará de rumbo con cada nuevo descubrimiento. Además, el policía será asaltado por los recuerdos de la guerra y de su esposa fallecida y se verá obligado a buscar, desesperadamente, la forma de salir de Shutter Island con vida.

Martin Scorsese ha vuelto a acertar. Parece que estamos en la era de las adaptaciones y el director de cine ha dado en el clavo al escoger la novela homónima de Dennis Lehane. Shutter Island es un thriller en el que nada es lo que parece. El espectador se introduce en la trama de la película desde la perspectiva de Teddy Daniels y va apreciando todo lo que ocurre tal y como lo percibe el protagonista. Si Daniels desconfía, el espectador desconfía… Vemos la isla a través de sus ojos y a medida que avanza la investigación, nosotros avanzamos con ella. Con cada giro y con cada pista, descubrimos algo nuevo que nos lleva a lo que realmente sucede en Shutter Island y cuando llega el final de la película podemos sentir la misma sensación de desconcierto y desesperación que Teddy Daniels porque nos damos cuenta de que durante dos horas hemos estado dando palos de ciego.

Cuando se encendieron las luces de la sala, muchas de las personas allí presentes calificaron la película de aburrida; había un cierto descontento. Quizá sea porque no es una película como las demás, de ésas que te sientas a ver una tarde de domingo en el sofá de tu casa con el único fin de entretenerte. Este film va un poco más allá; creo que da una lección al espectador, es cine inteligente porque ¿realmente sabe alguien dónde se encuentra la línea que separa la locura de la razón?.

Fuentes del Texto:
Propia
Fuentes de las Imágenes:
www.impawards.com

Dejar respuesta