Sexismo: el aliado rentable de la publicidad

0
1076

Está comenzando a ser costumbre publicitar eventos acompañados de la imagen de una mujer con apariencia sexy y atrevida. Parece que es una técnica que funciona bien para conseguir llamar la atención y aumentar los ingresos. Pero, ¿es cierto que con una imagen sexista se vende más? Consultamos a una publicista para conocer la respuesta.

Los últimos casos de este tipo de publicidad que han llegado a la prensa ocurrieron en Ciudad Real y Ronda (Andalucía). En el primero de ellos, se trataba de un cartel que anunciaba una fiesta universitaria de enfermería. En él se mostraba una chica disfraza de enfermera sexy con ciertos poses provocativos. En el segundo el protagonismo se lo lleva un gimnasio que ha decido utilizar la imagen de un cuerpo definido y en letras grandes se puede leer el mensaje: “Sé solo Fea.”

Carteles sexistas Ciudad Real/Ronda

Ambos carteles han sido denunciados por las y los consumidores que se han sentido ofendidos por este tipo de publicidad. Sin embargo, lejos de ser casos aislados, es fácil encontrar diariamente anuncios con contenido altamente sexista tanto en la calle como en los medios de comunicación. Por ejemplo, en televisión, los spots de la marca “Axe”, en los que tradicionalmente aparecían mujeres que caían rendidas ante los pies del hombre que utiliza esta colonia, “Kh-7” el producto de limpieza que decide publicitarse mostrando a un chico y una chica teniendo relaciones sexaules, o los anuncios de automóviles, donde raramente aparecen mujeres y, si lo hacen, suelen adoptar el papel de copiloto y tener un cuerpo normativo con atuendo provocativo.

Andrea Guinda Tenas, licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad San Jorge de Zaragoza; explica para La Huella Digital a qué puede deberse esta afición por los anuncios sexistas que están bañando nuestra sociedad:

El utilizar una imagen o un mensaje machista es algo que hacen sobre todo las grandes marcas para ganar audiencia. No es solo audiencia lo que buscan conseguir y consiguen, es que la gente hable de la campaña. Por consiguiente el tiempo que inviertes viendo y criticando su campaña es tiempo que no dedicas a otra.

Hay ocasiones que la polémica da más audiencia que un lanzamiento publicitario. Es una forma gratuita en la que aparecer en medios. No es lo que debería ser pero, por desgracia, la mujer es un reclamo muy utilizado. Realizando esta serie de campañas, es cierto que las marcas se arriesgan a muchas cosas: a no ganar audiencia, a que haya denuncia por parte de la sociedad, repercusiones negativas… pero si salen en medios les compensa.

La publcidad — en sus múltiples formatos — nos llega cada día desde que encendemenos la televisión por la mañana, salimos a hacer la compra o escuchamos la radio mientras conducimos de camino al trabajo. En todos estos anuncios todavía perviven muchos estereotipos sexistas y las mujeres siguen siendo cosificadas, reducidas a adornos u objetos decorativos.

En los últimos 50 años se ha avanzado mucho en esta materia, pero aún estamos lejos de conseguir tener unos medios libres de sexismo. Parece que a las marcas les continúa siendo rentable optar por contenidos que generan polémica, como las mujeres ligeras de ropa,  para vender sus productos. Para acabar con ello, con el sexismo, la cosificación de las mujeres, los estereotipos y la violencia asociada a ellos, es necesario el compromiso real y urgente de marcas, anunciantes y medios.

 

Imágenes: Miciudadreal.es/MujerLife

Dejar respuesta