Serbia, la rehabilitación “forzosa” de un país

0
104

En los últimos meses, la antigua república yugoslava serbia ha ido dando pequeños pasos “guiados” por Bruselas para allanar su camino hacia la Unión Europea, uno de los últimos gestos ha sido la petición de “perdón” dada por su Presidente por la matanza de Srebrenica en una entrevista que emitirá el 7 de mayo la televisión pública bosnia.

Foto cedida por Thivierr, Flickr“Me arrodillo y pido que Serbia sea perdonada por el crimen cometido en Srebrenica”, afirma Tomislav Nikolic, presidente del país, en la entrevista que realizó para TV BHT y de la que ya se pueden visionar algunos fragmentos en Youtube. Esta declaración es uno de los últimos gestos que Belgrado ha realizado en las últimas semanas, unida al histórico acuerdo alcanzado con Kosovo el pasado 26 de abril tras seis meses de intensas negociaciones bajo la tutela de la Unión Europea y que rompe al fin el hielo en las relaciones entre los dos territorios. “Pido perdón por los crímenes que en nombre de nuestro Estado y nuestro pueblo cometió cualquier miembro de nuestro pueblo” reitera Nikolic, en referencia a Srebrenica, uno de los episodios más negros de la cruenta Guerra de los Balcanes en la que se desintegró la República Federal de Yugoslavia y en la que se cometieron aberraciones que no se vivían en Europa desde la II Guerra Mundial.

Sin embargo, el Presidente serbio se negó a calificar expresamente como genocidio lo ocurrido en esa ciudad bosnia en julio de 1995, ya que “todo lo que ocurría en las guerras de la antigua Yugoslavia tenía características de genocidio”, matizó. Lo que sí ha conseguido Tomislav Nikolic es apagar los temores y recelos que despertó en Bruselas cuando fue elegido en las elecciones del pasado año. El que fuera presentado como candidato ultranacionalista ha seguido la senda que la Unión Europea impuso al país para admitirlo en el club europeo.

Puede ser por convicción personal o por la asfixia económica que vive la que fue considerada república dominante de la antigua Yugoslavia y que ahora ve la adhesión a la Unión Europea como la mejor salida para reactivar su paralizada economía y, de paso, salir definitivamente de su ostracismo en la comunidad internacional, que la puso en la diana como principal responsable de la complicada Guerra vivida en los Balcanes. En la masacre de Srebrenica fueron asesinados unos 8.000 bosnios musulmanes que supuestamente se encontraban bajo la protección de los cascos azules de las Naciones Unidas.

La mayor parte de los responsables directos de la matanza han sido puestos a disposición del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia creado en La Haya, entre ellos su cabeza visible, Ratko Mladić, entregado por las autoridades de Belgrado en 2011, cuando Serbia puso el timón hacia Europa, en un largo camino al que todavía le quedan bastantes tramos por recorrer y muchas heridas por cerrar.

Dejar respuesta