¿Ser eternamente joven o eternamente maldito?

0
308

Ben Barnes, interpreta a Dorian Gray, un joven inglés que se muda a Londres, donde empieza a conocer las perversiones de la ciudad de la mano de Lord Henry (Colin Firth).
Dorian, le pide a su amigo Basil Hallward (Ben Chaplin), un destacado artista de la época, que le pinte un retrato en el que se vea reflejada la fuerza de su belleza y su juventud con lo que empieza a obsesionarse.
Ni siquiera un baño diario en la fuente de la eterna juventud nos mantendría tan perpetuos como permanece el personaje que interpreta Barnes. Pero como todo en esta vida tiene un precio, y con Dorian no iba a ser diferente, el cuadro, maldito, muestra también los pecados y vicios terrenales a los que se rinde éste una y otra vez, y cómo va perdiendo poco a poco toda su humanidad.

Con el paso de los años, por todos menos por nuestro protagonista, y tras muchas fechorías y desplantes, el destino le juega una mala pasada a Dorian y se enamora de la hija de Lord Henry. Cuando parece que todo empieza a ir bien, el pasado de Dorian continúa haciendo mella en el retrato del desván. Tantos años satisfaciendo sus deseos prohibidos y su falta de humanidad le persiguen hasta volverlo prácticamente loco.

Es una película bastante oscura que pese a la destacable interpretación de Colin Firth y Ben Barnes no termina de convencer con algunos efectos especiales.

El director, Oliver Parker, es la tercera vez que adapta a Oscar Wilde tras rodar “La importancia de llamarse Ernesto” y “Un marido ideal”. En esta ocasión, sin embargo, no es del todo fiel al libro original.

Título original: Dorian Gray
Género: Drama
Director: Oliver Parker
Guión: Toby Finlay
Interpretes: Colin Firth (Lord Henry Wotton), Ben Chaplin (Basil), Emilia Fox (Victoria), Rachel Hurd-Wood (Sybil), Rebecca Hall (Emily), Ben Barnes (Dorian Gray)
Distribución: Aurum Producciones

Fuentes de las imágenes:
www.aurumproducciones.com

Dejar respuesta