Seprona abre una investigación sobre el consumo de agua en Aquópolis

0
611

El parque acuático madrileño podría estar inmerso en un fraude por haber utilizado agua del Canal de Isabel II sin las autorizaciones pertinentes e incumpliendo la ley durante cinco años.

Fuente de la imagen: Flickr - Mike Cogh
Fuente de la imagen: Flickr – Mike Cogh

Da comienzo el verano y durante los próximos meses muchos recurrirán a la playa, la piscina e incluso a los parques acuáticos más populares del país para combatir el calor. En la capital española el mayor parque acuático es Aquópolis en Villanueva de la Cañada que abrió por primera vez en 1987, tiene 14 atracciones que usan agua y durante la última semana ha destacado en titulares por motivos ajenos a la temporada alta.

A finales de junio un particular denunciaba ante el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) que durante los últimos cinco años dicho parque había estado utilizando recursos del Canal de Isabel II sin pagar y sin la autorización oportuna. Se calcula que, de confirmarse el delito, el fraude sería de medio millón de euros en agua durante media década que supondrían entre 350.000 y 400.000 metros cúbicos de agua consumida.

Portavoces del Canal de Isabel II aseguran que el contrato que mantienen con Aquópolis “no registra consumos desde hace cinco años” y que el mismo aseguraba abastecerse “de unos pozos subterráneos” que parecen haber estado cerrados durante el mismo periodo de tiempo. Por otro lado una representante del grupo Parques Reunidos (al que pertenece el parque en cuestión así como Faunia y Parque Warner, entre otros) ha negado que se esté cometiendo una ilegalidad y que en todo momento se ha cumplido la normativa. “No tenemos ninguna notificación de denuncia y desconocemos la existencia de ninguna investigación”, puntualizó.

La investigación pretende aclarar si el parque acuático se nutre en efecto de pozos subterráneos, pidiendo para poder comprobarlo las autorizaciones de la Confederación Hidráulica del Tajo o las pertinentes facturas. Por su parte la Confederación asegura que Aquópolis no tiene ningún permiso para extraer agua de los pozos ya que tampoco se encuentra en la actualidad pagando un canon y un importe por la cantidad consumida como debería ser por ley. Incluso se baraja la posibilidad de que se podrían haber trucado los contadores para simular que el agua seguía proviniendo del los pozos y no del Canal, para poder abastecer así a las 14 de atracciones acuáticas de las cuales dos son de gran consumo: la piscina de olas y el lago de actividades.

Un caso similar se produjo a finales del mes de mayo cuando la Guardia Civil, a través de sus agentes del Seprona y junto a los técnicos del departamento de fraude del Canal de Isabel II, localizó 67 conexiones ilegales responsables de reconducir 286.000 metros cúbicos de agua potable a defraudores. Fueron 59 los imputados por el caso que habían cometido un robo de agua equivalente a 115 piscinas olímpicas. Ante el incidente el consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, aseguró que “el agua es de todos, un bien de dominio público y por tanto es obligación de los poderes públicos cuidar que no se produzca un uso irresponsable e irracional de la misma”.

Dejar respuesta