Semana intensa para Obama en el Capitolio

0
87

El presidente de Estados Unidos pretende poner fin a la lucha por el déficit mediante una serie de reuniones a las que hizo frente durante la semana pasada. Su objetivo principal es llegar al acuerdo y consenso con los republicanos, que desde su última elección, se lo están poniendo difícil.

A lo largo de la semana pasada, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, atravesó una serie de reuniones maratonianas en el Capitolio, en concreto cuatro. Se reunió con representantes de la Cámara y Senadores con el objetivo de avanzar juntos en las negociaciones presupuestarias. Sobre todo, Obama quería llegar a un acuerdo con la oposición ya que, como afirmó en ABC News unos días antes de la visita a Washington, “las diferencias son demasiado grandes”. Quieren saber hacia dónde dirigir el barco para reducir el déficit.

Ryan y Obama. Foto cedida por wikimedia commons.Uno de los mayores retos de Obama durante estos días era enfrentarse al republicano Paul Ryan, presidente del Comité Presupuestario de la Cámara de Representantes, que presentaba su propuesta de presupuesto republicana. Paul Ryan propone recortar el déficit en 4,6 billones de dólares en diez años y, también, quiere rebajar los presupuestos de los programas sanitarios Medicare y Medicaid. Obama, por el contrario, prefiere buscar un acuerdo subiendo los impuestos a aquellas personas con mayores ingresos económicos o sea, a los más ricos. Los republicanos se oponen a más impuestos.

A los demócratas no les agrada la propuesta republicana porque su intención es convertir el programa Medicare en un plan privado, auxiliado por el gobierno federal. De este programa dependen 50 millones de personas. También quieren pasar las competencias del Medicaid a los estados.

Según la CNN, el presidente, que fue acogido con aplausos, también mantuvo algunas conversaciones con congresistas republicanos. Esto puede ayudarle a ganar terreno. Aunque según Obama “no es necesario estar de acuerdo en todo para avanzar en los desafíos a los que se enfrenta el país”. No hablaron sólo de presupuestos, sino también de la inmigración y el control de armas, dos temas de suma importancia que ocupan el cuerpo principal de la política interior de Estados Unidos en la actualidad.

La intensa semana de Obama terminó el viernes en Chicago. Allí se mantuvo defendiendo su estrategia energética. Pretende crear un fondo de 2 mil millones de dólares que serán destinados para financiar la investigación en tecnología y energía renovable. Con esto quiere que Estados Unidos deje de depender de otros países por el petróleo. Obama afirma que “nuestra necesidad de petróleo nos hace excesivamente dependientes de otros países, y eso es negativo para nuestra seguridad nacional”.

Dejar respuesta