Se prohíbe el uso de tres plaguicidas que dañan a las abejas

0
118

Quince países, entre los que se encuentra España, han apoyado el veto de los plaguicidas durante dos años

Fotorgrafía: Flirk

Un informe de la European Foof Safety Authority (EFSA) señala tres de los plaguicidas más comercializados en Europa como una amenaza para la salud de las abejas. Tratándose de los pesticidas que forman parte de la familia de los neonicotinoides, refiriéndose concretamente a la clotianidina, la tiametoxan y la imidacloprid.  Las principales empresas que los fabrican en Europa son la alemana Bayer y la suiza Syngenta, que se encuentran en estos momentos en el punto de mira, ya que el efecto que sus productos tienen sobre el sistema nervioso de los insectos es nefasto, causándoles parálisis y en algunos casos, la muerte. Afortunadamente no suponen ningún riesgo para la salud humana.

Es por esto que Bruselas quiere que se limite el uso de estos plaguicidas profesionales y que se impida su aplicación en semillas, granos o plantas y también a todos aquellos cereales que puedan resultar atractivos para las abejas, así como en la siembra del girasol, la colza, el algodón y el maíz. Pero no lo impide de un modo absoluto, ya que prevé la posibilidad de usarlo en unos casos determinados, como pueden ser los cultivos de invernadero o en el caso de que se trate de cultivos a cielo abierto, solo podrían ser utilizados después de la floración.

El comisario de Salud y Consumo, Tonio Borg, ha declarado que su plan “se basa en una serie de riesgos para la salud de las abejas identificados por la autoridad europea de seguridad alimentaria (EFSA)” y ha mostrado su interés y compromiso para proteger a estos pequeños insectos, remarcando que son vitales para nuestros ecosistemas. Borg insistió para que las medidas entraran en funcionamiento a partir de julio, pero no entraran en vigor hasta diciembre.

Como solución para evitar todos estos problemas se ha propuesto prohibir durante dos años el uso de estos métodos, con el compromiso de revisar las consecuencias pasado el periodo de prueba y tan pronto como se tengan nuevos datos científicos o avances técnicos. Ha sido la Comisión Europea la que ha propuesto la votación, para que cada país diera su opinión. A favor de este planteamiento votaron Alemania, Francia, Bélgica, Dinamarca, España, Luxemburgo, Chipre, Letonia, Estonia, Holanda, Suecia, Polonia, Eslovenia, Bulgaria y Malta.

Estos votos no son una mayoría cualificada, por lo que no son suficientes para adoptar la medida de forma inmediata, pero da a Bruselas la autoridad suficiente para aprobar el veto e impide que los países contrarios, como Reino Unido, Austria e Italia, formen un bloqueo en torno a esta medida.

Greenpeace también puso en marcha una campaña para eliminar hasta siete plaguicidas tóxicos, cuatro de los cuales no son de la familia de los neonicotinoides. Luis Ferreirim, responsable de la campaña de Agricultura de Greenpeace insistió en la importancia de promover un modelo de agricultura ecológica, para evitar que las abejas desaparezcan, puesto que actualmente se encuentran en una situación muy delicada.

 

Fotografía: Flirk

Dejar respuesta