Se desvela la gran incógnita: Ya hay fecha y pregunta para la consulta soberanista en Cataluña

0
74

Lo venía advirtiendo desde hace tiempo y cumplió. Este jueves el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, se puso el mundo por montera y anunció lo que muchos catalanes venían esperando desde hace mucho tiempo. Cataluña celebrará la consulta soberanista el 9 de noviembre de 2014 bajo la pregunta (dos en una): ¿Quiere que Cataluña sea un Estado? Y en caso afirmativo, ¿independiente?.

8405092513_e4568809fc

En esta comparecencia ante los medios Mas no estuvo sólo ya que tras él se encontraban los líderes de CiU, ERC, ICV y CUP. Ello escenificaba el fin del pacto al que habían llegado tras unas reuniones clandestinas de las que no tenían constancia de las mismas nadie, salvo los protagonistas. La primera de todas fue con su socio Duran y Lleida y, posteriormente, este miércoles, en el Palau de la Generalitat con los demás partidos que encabezan la propuesta.

Asimismo, en dichas reuniones también se pactó el procedimiento que se a seguir para efectuar la consulta así como los marcos legales para que todo llegue a buen puerto. El proceso a seguir sería en primer lugar, presentar en el Congreso de los Diputados una solicitud para que el Estado delegue a la Generalitat la autoridad para convocar un referéndum. Si esta opción no llegara a producirse, algo bastante probable, se presentarían otras opciones que, de contar también con la negativa del conjunto del Estado español, obligaría al presidente catalán a convocar elecciones plebscitarias.

Como era de esperar, las reacciones de todo el mundo tardaron poco en salir y las opiniones se han venido sucediendo de forma constante.  “Esa consulta no se va a celebrar. El Presidente del Gobierno no va a negociar ni la unidad de España ni la soberanía de los españoles”, dijo de forma tajante Mariano Rajoy durante una comparecencia ante la prensa en la Moncloa.  Además, dejó claro por enésima vez que lo que se está planteando es “radicalmente contrario a la Constitución y a la ley”. Quien también se pronunció en referencia a la consulta en ese mismo momento, ya que se reunió con Rajoy en el marco de su visita oficial en Madrid,  fue el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, que advirtió de la salida de Cataluña de la Unión Europea y recordó que cualquier solicitud de ingreso a la misma necesitaría ser ratificada por todos los países miembros. Sin embargo, dijo sentirse confiado en que España permanecerá como un Estado “unido y fiable” dentro de la UE.

Esto hecho ha propiciado lo nunca visto hasta la fecha. Rajoy y el jefe de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, coinciden y opinan lo mismo sobre el tema catalán. “Sobre el referéndum de autodeterminación, el presidente del Gobierno y yo lo tenemos todo hablado. Y coincidimos”, dejó claro el socialista al tiempo que lamentó que Mas “está llevando a Cataluña a un callejón sin salida”.

Por otra parte, los líderes de los otros partidos que forman la Cámara Baja, también se pronunciaron al respecto y entre las opiniones conocidas la que quizás destaca más es la del coordinador federal de Izquierda Unida,  Cayo Lara, ya que se muestra partidario del derecho a decidir del pueblo catalán pero indicó que la primera de las cuestiones realizadas pueda no recoger “todas las sensibilidades que hay en Cataluña”. También rechazó la segunda pregunta al defender “el Estado federal solidario y republicano”. “Entendemos que los procesos soberanistas no son los que van a resolver los problemas sociales de la clase trabajadora”, recalcó. Y la líder de la formación magenta, Rosa Díez, dijo que el presidente catalán estaba haciendo un “ridículo espantoso” con su iniciativa y que era “cobarde y engañosa”.

Dejando a un lado a los partidos estatales, quienes tienen un papel importante son los que no estuvieron en esa reunión y que, por tanto,  no están de acuerdo con la celebración de la consulta. La representante de los ‘populares’ Cataluña tiene muy claro que ese referéndum no se va a celebrar porque es ilegal y  advirtió que el PP velará por el cumplimiento de las leyes democráticas. Pere Navarro, al frente de los socialitas catalanes, defendió en una rueda de prensa el mismo día que se conoció la noticia que el futuro político de Cataluña  tiene que estar acordado entre gobiernos y ser legal  y que, por tanto, lo que Mas propone “no es viable” y por tanto “es una acción unilateral condenada al fracaso”. Y, por último, el líder de Ciutadans, Albert Rivera, pronosticó que la consulta “es el fin de la carrera política de Mas, lo convertirá en el Ibarretxe catalán y a CiU en la UCD catalana”.

 

Dejar respuesta