Se suprimen varios cursos universitarios por promover la “pseudociencia”

0
95

La Universidad de Girona ha tenido que suprimir varios cursos de su oferta educativa por considerarlos promotores de la “pseudociencia”. Un alumno del centro ha sido el encargado de recoger firmas para que se tomara esta medida. Las protestas se han extendido a otras universidades como la de Granada, obteniéndose el mismo resultado.

Aula de la Universidad de Cádiz

Son muchos los cursos para la obtención de créditos de libre elección que se ofertan en las universidades españolas, pero no todos tienen el carácter educativo que se busca. Por ello, los alumnos de diversas universidades han lanzado protestas para que se supriman dichas materias.

La primera protesta fue promovida a través de internet por un alumno de Ingeniería Electrónica de la Universidad de Girona, quien recogió firmas para que se dejará de impartir el curso Postgrado de Salud y Armonía del Hábitat, en el que se impartían “creencias estúpidas nunca demostradas”.

Esta protesta no fue un hecho aislado, ya que en Granada también han tenido que retirar cursos como Las Constelaciones Familiares o Especialidad en Soluciones Sistémicas. El precio de estos cursos es superior a 1.000 euros y se reconocen en algunos de ellos hasta un total de ocho créditos, pero sus contenidos no se adecúan a los conocimientos que deben de poseer los estudiantes universitarios. De hecho, el Decanato de la Facultad de Psicología de la Universidad de Granada ha pedido disculpas públicamente a través de un comunicado de prensa.

Los cursos de libre elección se configuran como una opción para que los alumnos puedan terminar sus estudios universitarios. La oferta de estos cursos proviene tanto de la propia facultad como de otras pertenecientes a la misma universidad, y los alumnos son los encargados de elegir qué estudios se adecúan más a sus intereses personales y educativos. Estos cursos pueden ser tanto asignaturas como actividades, pero no sólo las primeras son curiosas en sus nombres y contenidos, sino que también se ofertan actividades anecdóticas como la enseñanza de malabares o la elaboración de cerveza de forma autónoma. 

La impartición de cursos de dudoso interés educativo se desarrolla a lo largo de todo el territorio español, encontrándose en ocasiones con nombres tan peculiares como Experto en Flores de Bach -impartido en la Universidad de Cádiz o Cupido ataca: música y modelos amorosos con perspectiva de género Universidad de Alicante-.

Pero sin duda, las mayores polémicas se originaron en la Universidad de Zaragoza y en la Universidad Menéndez Pelayo tras la creación de una cátedra sobre Homeopatía y un curso de Astrología respectivamente. En ambos casos hubo críticas por parte de diferentes colectivos y se tomó la decisión de su retirada del catálogo educativo. 

Imagenes cedidas por la Universidad de Cádiz.

Dejar respuesta