¿Se acerca el final de la era Kirchner?

0
95

Después de 40 largos días de reposo por recomendación médica, la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner reaparecerá públicamente este lunes tras haber sido intervenida quirúrgicamente debido a un hematoma intracraneal.

El retorno de la mandataria está generando gran expectación no sólo por su estado de salud sino también por conocer sus impresiones sobre las polémicas elecciones parlamentarias del pasado octubre. 

Cristina FernándezDespués del duro varapalo tras perder en Buenos Aires –la ciudad más poblada del país con quince millones de habitantes- parece que la popularidad de la presidenta está en declive. El Partido del Frente Renovador liderado por Sergio Massa ganó con un 44 por ciento de los votos en la capital, doce puntos por delante del Frente para la Victoria. Además, también venció en otras ciudades importantes como Santa Fé, Córdoba y Mendoza, consiguiendo el voto en 12 de las 23 provincias argentinas.

Aunque son todavía muchos los que apoyan la gestión de la presidenta de inclusión social e igualdad, la aparición de unas potentes alternativas políticas podrían poner en peligro el poder del kirchnerismo que durante más de diez años ha reinado en el país sudamericano.

Después de conseguir la victoria con el 54% de los votos en su primera legislación en 2007 y ser reelecta en 2011, muchos de sus seguidores hablaban de una Cristina “eterna”. Sin embargo, esta opción sólo sería posible reuniendo las dos terceras partes de la mayoría en el Congreso para realizar cambios constitucionales, pues según la Constitución argentina no estaría permitido un tercer mandato en ningún caso.

Por ello, la mayor incertidumbre radica ahora en quien va a ser el elegido para sucederla. Se empiezan a barajar nombres como el del ex ministro de economía Amado Boudou que ha sustituido a Kirchner estos días. Sin embargo, las duras acusaciones que giran en torno a él por enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias, parecen desbaratar la posibilidad de sucesión. Por su parte, el ex jefe de Gabinete e integrante del Frente Renovador, Alberto Fernández, declaró que “la Presidenta va a tener que delegar mucho” y “no va a poder acumular y concentrar decisión”, una afirmación que augura totalmente lo contrario a la máxima de su marido, Néstor Kirchner, “poder que se delega, poder que se pierde”.

Pese a esta realidad, los resultados de los comicios electorales de 2015 no son nada predecibles. No obstante, los retos que debe afrontar la presidente en los dos años de mandato que la aguardan son categóricos. Entre ellos cabe destacar la lucha contra la elevada inflación del país y la mejora de las infraestructuras que permitan más facilidades para el comercio. Para ello es necesaria también una mejor relación diplomática con sus países vecinos y Europa. Asimismo, las dificultades internas como la lucha contra el narcotráfico son materia de especial interés, pues deberán aplacar las duras críticas de la iglesia católica que tacha de inactivo al Gobierno. También es fundamental la apuesta por una reforma educativa que impulse los sectores más desfavorecidos de la sociedad y finalizar las contiendas con el grupo Clarín que acusa al Gobierno de reducir el pluralismo, condicionar la labor periodística y restringir la libertad de expresión. Multitud de tareas imprescindibles que la presidenta tendrá que afrontar pese a la tranquilidad que sus médicos le han aconsejado.

Dejar respuesta