Satisfactorio ensayo en el Memorial Domingo Bárcenas

0
58

La selección española llegará con buenas sensaciones al Campeonato de Europa de Balonmano tras dos victorias abrumadoras frente a Argentina y Túnez en el Memorial Domingo Bárcenas. El torneo ha servido al conjunto de Valero Rivera como preparación para el debut del día 16 ante una Francia que, desde 2008, ha ganado un oro olímpico, dos mundiales y un Europeo de forma consecutiva.

La selección española, durante su concentración en Lanzarote

La selección española certificó su triunfo en la XXXVII edición del Memorial Domingo Bárcenas, celebrado el pasado fin de semana en Arrecife (Lanzarote), tras derrotar de forma contundente a Argentina (34-16) y Túnez (35-21). Después de la amplia victoria del viernes frente a los sudamericanos, el equipo dirigido por Valero Rivera afrontó una prueba de mayor trascendencia ante un conjunto que, a priori, podía presumir de mayores recursos. El acceso al Palacio de Deportes fue de carácter gratuito para los partidos de España, lo que alentó la asistencia del público insular.

El encuentro ante Túnez, un país con cierta tradición balonmanística, resultó mucho más fácil de lo previsto. El mayor hito de la selección española, la victoria en el Mundial de 2005, se consiguió precisamente en esta nación norteafricana. En aquel entonces, la anfitriona también hizo historia al obtener la cuarta posición. Hoy las realidades son distintas para ambos equipos, pero la mayor diferencia consiste en el restablecimiento del tradicional desequilibrio entre el balonmano europeo y el del resto del mundo. La propia Túnez recuerda muy poco a aquel combinado que pretendía hacerse un hueco en la elite; Argentina venció el sábado a los magrebíes, que, tras la derrota frente a España, quedaron en último lugar del torneo.

El equipo de Rivera ha dejado detalles esperanzadores durante los encuentros amistosos, especialmente en la faceta defensiva, donde solo ha encajado 37 goles. Pocos lanzamientos recibidos, errores provocados en la circulación de los rivales y frecuentes robos de balón han sido los pilares fundamentales en las dos victorias españolas. Frente a Argentina, la defensa 6-0 ahogó al ataque albiceleste. Contra Túnez, y con un planteamiento en 5-1, los continuos robos de balón permitieron a España correr al contraataque y anotar con facilidad en la portería contraria, siendo Juanín García con nueve tantos el máximo goleador del choque.

España deberá refrendar este buen momento a partir de la semana próxima durante el Campeonato de Europa de Serbia. El equipo que capitanea José Javier Hombrados, encuadrado en el Grupo C con Francia, Hungría y Rusia, buscará la victoria en el campeonato o, al menos, el pase directo para los Juegos Olímpicos de Londres.

Fotografía cedida por RFEBM

Dejar respuesta