Sarkozy: Crónica de una boda anunciada

0
161

Nicolás Sarkozy sigue dando que hablar dentro y fuera de las fronteras de su país. Los primeros dimes y diretes que corrían de boca en boca respecto a la veracidad de su boda con su actual pareja, la modelo y cantante Carla Bruni, siguen estando más presentes que nunca.
Después de conseguir aparecer en las portadas de las revistas sensacionalistas más importantes de Francia, de pavonearse orgulloso con su flamante novia y gritar a los cuatro vientos su amor por ella, el presidente galo es de nuevo noticia, y no precisamente por su discrección. En una rueda de prensa donde se citaban 600 periodistas de todo el mundo, Sharkozy tuvo que hacer frente a la pregunta que se hacen todos los seguidores de esta historia de amor y desenfreno: ¿habrá boda?

Pero lejos de rehuir de la cuestión con la verborrea típica de la que todo político es poseedor, y contra todo pronóstico, el presidente, lleno de orgullo y satisfacción, afirmó que “habrá boda, aunque todavía no hay fecha”. Incluso, en un alarde de chulería poderosa calló a todos los presentes afirmando que “la prensa y el mundo entero se enterará de su boda cuando ya se haya producido”.

Permaneció 113 minutos en la tribuna del Elíseo haciendo sobreentender que se acerca el día de la boda con Carla Bruni y anunciando también que los gobiernos de España y de Italia le han pedido a París una suerte de acuerdo trilateral de modo que puedan organizarse expulsiones masivas concertadas de inmigrantes irregulares.

Por fín pudo tratarse un tema político en una rueda de prensa política. Aunque esto fue sólo un espejismo ya que la vida privada del presidente francés no dejó de pulular durante toda la rueda. Ahora le tocaba el turno a otros jefes de estado franceses a los que Sarkozy tachaba de hipócritas y mentirosos al ocultar sus vidas privadas. Super Sarkozy es mejor político por dejar ver al mundo cómo pasea de la mano con su enamorada, o eso es lo que él cree.

Es innegable que la Sarkozymanía está de actualidad en el mundo entero. Un tema que levanta gran expectación pero que difiere totalmente de la seriedad y el aplomo que necesita la política de cualquier país. ¿Dormirá tranquilo sabiendo que su seriedad como político está cayendo en picado? Claro que sí. Se me olvidaba que el amor hace olvidar cualquier problema.

Fuentes del texto:
www.elpais.com
www.elmundo.es
Fuentes de las fotografías:
www.google.es

Dejar respuesta