Santos calma a los cafeteros colombianos

0
166

El pasado viernes, el Gobierno y los productores de café colombianos consiguieron llegar a un acuerdo tras la huelga y los bloqueos de carreteras que durante 12 días paralizaron el oeste del país.

“Celebro el acuerdo con cafeteros. Es un inmenso esfuerzo fiscal por un gremio que siempre ha estado en mi corazón”, escribió el Presidente de Colombia, José Manuel Santos, en su cuenta personal de Twitter poco después de cerrar un ansiado acuerdo con el sector cafetero, que con sus protestas había puesto en jaque el abastecimiento de suministros en varias regiones colombianas.

Recolector de café. Foto cedida por FlickrEl sector cafetero en Colombia vive sus horas más bajas tras la reducción del volumen de producción -de 13 a menos de 8 millones de sacos en solo cuatro años-, la caída en el precio interno del grano y la apreciación del peso colombiano, junto las fuertes lluvias y la aparición de plagas que mermaron las cosechas.

Por este acuerdo, el Gobierno de Bogotá se compromete a compensar a los cafeteros cuando el precio interno de venta del grano sea muy inferior al de la producción con hasta 800.000 pesos (unos 340 euros) en este año 2013. También se facilitarán los créditos con el Banco Agrario nacional.

“Se va a dar un apoyo, que lo hemos llamado el Programa de protección al ingreso del caficultor. Ese es el elemento central del arreglo”, destacó el ministro de Hacienda de Colombia, Mauricio Cárdenas, tras el acuerdo.  El titular de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, añadió que “nunca en la historia del café se había asignado un complemento de esta naturaleza”. Toda una victoria para el gabinete de Santos tras 12 días de crisis cafetera, que se agravó con la unión de una huelga de transportistas.

Santos defendió el trato con los cafeteros como “justo y conveniente” para la economía colombiana. “Esta plata que les vamos a dar adicional tiene un impacto muy importante en la demanda por la economía”, aseguró el mandatario colombiano. A su juicio, los cafeteros “generan mucho empleo, que en su mayoría son pequeños productores, y cualquier plata que se le dé a los cafeteros se irriga en la economía de forma inmediata”. “Estas características son las que me llevaron a mí a ser bien generoso con los cafeteros y darles la ayuda este año”, justificó.

Según datos del Banco Mundial, Colombia es el tercer productor mundial de café y este sector ha llegado a representar hasta el 80% del total de las exportaciones del país. A día de hoy, el café tiene un menor peso económico pero sigue siendo muy importante socialmente, ya que financia de forma privada muchos de los proyectos públicos desarrollados en regiones cafeteras, al tiempo que los ingresos que genera siguen siendo fundamentales para más de medio millón de familias colombianas. 

Dejar respuesta