Sáenz de Ugarte: “La prensa va a quedar reducida a una mínima expresión y a una pérdida de calidad inevitable”

0
159

Íñigo Sáenz de Ugarte relata a La Huella Digital su trayectoria como periodista de información internacional para medios como la Ser, Telecinco o Público. En la perspectiva actual, el vitoriano se traslada a uno de los medios digitales que más está dando de qué hablar en el ámbito periodístico español, Eldiario.es, del que es Subdirector, y reflexiona sobre el rol de la profesión en el nuevo ecosistema informativo y su futuro próximo.

iñigo1P.: ¿Cómo fueron sus primeros pasos como periodista internacional en un lugar tan difícil informativamente como Jerusalén?
R.: Eso fue en el año 1992, trabajaba en un periódico que se llamaba El Sol que acababa de cerrar cuando me llamó el jefe de Internacional de la Ser y me pidió ir allí. Tuve la ventaja que al poco tiempo de llegar se celebraban unas elecciones generales, por lo que había más trabajo de lo normal; no tuve ese período de transición para adaptarme a un nuevo sitio. Esto al final es mejor porque entras más rápidamente y capturas con más facilidad cuáles son los temas más importantes en el debate político del país.

Luego ya pude realizar con más calma el trabajo de reportero en la calle para conseguir historias, siendo corresponsal de la Ser. En este caso, tuve la oportunidad de viajar a varios puntos de Cisjordania, a los territorios palestinos. Y más allá de eso, pude trabajar en temas israelíes que no estaban relacionados con Palestina.

P.: ¿Cómo se informa de la realidad internacional, en muchos casos lejana, a una sociedad como la española?
R.: Son países culturalmente lejanos en cierto modo, pero lo importante no es eso. En casos como el israelí-palestino, los conflictos políticos son bastante conocidos, aunque los medios españoles suelen comunicar cuando hay noticias relevantes para ellos. Pero desde hace años en los principales países del mundo se informa de forma bastante detallada sobre el conflicto.

P.: Entonces, a tu juicio, ¿ha mejorado el tratamiento sobre este tema en los últimos años?
R.: Me refiero más a una cuestión de calidad que de cantidad. Pero el lector español sí tiene algunas claves sobre lo que ocurre. Sobre la situación de los kurdos, por ejemplo, habrá muy pocos lectores que conozcan del tema. Pero en cuanto a Israel y Palestina, hay una parte buena, que hay un cierto nivel previo de información; y la parte negativa es que muchas personas tienen prejuicios arraigados a lo largo de años, mas el partidismo existente sobre el tema.

Aunque no hagas el trabajo de agencia informativa, que es más básico, sí que debes atenerte a los hechos a la hora de seleccionar lo que es importante. Además de intentar que tus prejuicios personales influyan lo menos posible.

P.: En cuanto a los modelos de negocio periodístico, ¿crees que los modelos tradicionales como los impresos están comenzando a morir en favor de los nuevos modelos como El Diario?
R.: El mercado y la realidad tienen capacidad para que distintos tipos de medios, tradicionales o modernos, convivan durante un largo espacio de tiempo. En principio, los medios no se relevan. La radio sigue existiendo, aunque fue sustituida como reina de la información por la televisión.

La prensa no tiene por qué desaparecer. También depende del país del que se hable, como por ejemplo en Brasil o Japón, donde los periódicos siguen teniendo una gran importancia; mientras que en otros lugares como EE.UU y España se sufren agudas crisis, entre otras cosas por la poca tradición de lectura de la sociedad española. Aquí da la impresión de que la prensa va a quedar reducida a una mínima expresión y a una pérdida de calidad inevitable, cuando muchas empresas periodísticas están despidiendo grandes cantidades de profesionales. La idea de hacer más con menos es prácticamente imposible.

P.: ¿Qué modelo se maneja en El Diario?
R.: No creo que seamos muy revolucionarios en nuestra forma de trabajar, pero siendo una redacción pequeña (16 personas) hemos decidido comenzar desde abajo para evitar errores como los cometidos en Público

Nuestro trabajo está influido por el éxito de Politico.com en EE.UU, con la idea de que un medio centrado sólo en política y economía puede tener éxito. A esto se suma una relación distinta con nuestros lectores, desde un punto de vista empresarial. Reclamamos la ayuda económica de estos, ya que de otra manera, no podemos sobrevivir.

La web no está cerrada, pero estos suscriptores o socios tienen ciertos privilegios, como leer las noticias del martes el lunes por la tarde. Ya tenemos 4.400, lo que nos permite ser optimistas en cuanto al futuro inmediato. Además, algunos periodistas del medio somos accionistas y nos garantizamos la mitad de las acciones, como medida de seguridad para no dificultar el trabajo periodístico. Probablemente esto nos hace diferente a otros medios.

P.: ¿Es igual el periodismo de ahora al que había en tus comienzos?
R.: No lo es, obviamente tiene que cambiar para evitar un desgaste. Pero es cierto que el trabajo básico del periodismo no ha cambiado a lo largo de décadas. Nuestra labor es contar a la gente historias que no conoce y eso es lo fundamental, todo lo demás es accesorio pero no secundario. La forma en la que se trabaja en cada medio te condiciona pero la función del periodista no ha cambiado.

Fotografía: Alejandro Borjas

Dejar respuesta