Rusos Blancos: “Cada canción la quisimos llevar al extremo de su esencia”

0
166

Rusos BlancosRusos Blancos presentaban en primavera de este año su tercer material, y segundo disco largo, bajo el título de Tiempo de nísperos (Ernie Producciones, 2013) Para adentrarnos más en el universo de la creación de sus temas y de cómo ha recibido el disco el público hemos podido charlar con Manuel Rodríguez, voz y alma del grupo, días antes de que Rusos Blancos lleven su directo al Teatro del Arte dentro de la programación de Son Estrella Galicia.

Pregunta: Terminais Si a todo con la canción Los problemas crecen y en Tiempo de nísperos comenzáis el disco con ‘Dudo que el amor nos salve’. Quizás aquel personaje que estaba perdiendo el amor se da cuenta de que, a pesar de intentarlo,¿ el amor no es para él?
Respuesta: No es que fuese algo premeditado. Cuando hicimos ‘Los problemas crecen’ si que Javi dijo que era una canción mucho más adulta con respecto al resto de temas. Si a todo estaba enfocado hacia el amor adolescente, pero como lo grabamos en dos partes, la primera, aunque luego se uniese Javi de Betacam, estaba escrita por Ivan y por mí. Luego comienza a incluirse cosas de Javi que no tenían mucho que ver con esa temática pero que nos apetecía meter. También influye el hecho de que justo, en mitad de la grabación, rompí con la que era mi novia de entonces y eso repercute en las letras que son más descreidas.

Pregunta: A la hora de crear en las letras a ese personaje del que te hablaba. ¿Le das total autonomía al más puro estilo de una nivola de Unamuno, o quizás intentas plasmar tu personalidad utilizándole?
Respuesta: Hay un poco de las dos cosas. Soy un “yo” muy llevado al extremo y parodiado. Pero hay cosas muy mías. A mí me gustan mucho los autores americanos que utilizan esa falsa ficción, el caso de Larry David o Jonathan Ames. Me gustan mucho porque crean un personaje muy parecido a ellos pero que llegan a convertirlo en una parodia. En este disco me quise volcar hablando más de mi de una manera mucho más bruta. Hay cosas muy mías pero que desde fuera no se puede saber qué es y que no es sobre mi.

P: En varias entrevistas he leído que el concepto de este disco surge a raíz de una ruptura amorosa y no sé si justo lo creas tras esta separación o ya se estaba gestando. ¿Crees que te hubiera salido el disco si esto no hubiese salido? ¿Habría tenido la misma carga sentimental?
R:
Por supuesto que no, hubiese sido un disco muy distinto. Algunas de las canciones ya las tenía escritas y se las enseñaba a la que era mi pareja. En las letras ya se reflejaba que la cosa no iba muy bien pero tras la ruptura definitiva pues es cuando ya encuentro el concepto total del disco. Notaba que tenía que hablar claramente de esa situación.

P: Antes comentabas la idea de parodia, ¿Crees que la gente se ha identificado con ese desamor o quizás no se lo ha creído?
R: Me refería con parodia a un poco como el juego de los espejos de Valle Inclán y cómo el deformar la realidad te hace verla incluso mejor. Por tanto no es en el sentido de burla sino un poco de jugar con la realidad, estirarla. Al final lo peor de las rupturas es que las acabas superando. Pero no todas las canciones van de pasarlo mal sino de cómo esa situación me hizo hacer un click respecto a cómo no funcionan las relaciones en general.

P: Por tanto ¿el disco lo creasteis con un hilo conductor o por compartimentos?
R: No es exactamente un hilo conductor, no me planteé hacer un relato sino más bien instantáneas y a raíz de colocarlas y ver que era como un viaje en el que al fondo está la ruptura que se va acercando. Al ordenar todo eso teníamos no sólo en cuenta el relato literario sino el musical y había que ver cómo encajaba todo, pensando también en incluir las dos canciones de Iván.

P: Hablando sobre los dos temas de Iván, ‘La playa de los locos’ y ‘Marina’ me gustaría saber ¿Cómo hicisteis para que encajasen con el resto de las canciones?
R: No nos planteamos un disco que fuese tan homogéneo en sonido, cosa que sí tiene en lo literario. Cada canción la quisimos llevar al extremo de su esencia. Por ejemplo ‘La playa de los locos’ es una canción de estética dream pop y shoegaze, ‘Hogareña’ nos quedó muy kraut y ‘Bonito cortejo’ muy rumbera. Teníamos esa ventaja de no tener que preocuparnos tanto por el sonido. Claro está, que si Iván trae una canción muy de amor no hubiese encajado. Enlazan muy bien por sonido y rompen un poco en dos partes el disco y te permiten crear un espacio más grande y quitar carga dramática.

P: Cuando comentas lo de la no preocupación por el sonido es por qué le dais más importancia esta vez a las letras.
R: No nos preocupabamos porque quedase homogéneo. A Javi no le gusta hacer los discos homogéneos y yo hasta hace nada era partidario de un disco en el que hubiese una misma sonoridad. El mejor ejemplo es el disco blanco de The Beatles que cada canción es de su padre y de su madre. Si las letras no fueran de un contenido similar si que nos hubiese quedado un disco más disperso.

P: Me he dado cuenta de que has hecho uso, en muchas de las canciones, de la repetición.
R: Sí, en este caso lo he utilizado mucho en los estribillos. Creo que fue con ‘Hogareña’, que es la última que hicimos, cuando nos dimos cuenta. Creo que hasta el momento, quitando ‘Supermodelo’ no había hecho ningún estribillo tan repetido. No sé por qué pero me salió así, no es nada premeditado. Yo hago las canciones de manera muy primaria, no me siento a escribir.

P: ¿Cómo es el proceso de repartición de trabajo cuando llevas las canciones de ‘Tiempo de nísperos’ a la sala de ensayo?
R: Por lo general, lo que hicimos y solemos hacer, es que yo canto a capela las canciones a Javi y vamos sacando la música. Hay alguna pelea por ver hacia dónde va la canción y cuando ya está más o menos hecha, la llevamos al local, donde se le dá otra vuelta para ver si funciona.

P: ¿En ese momento influye que muchos de los componentes de Rusos Blancos formen parte de otras bandas?
R:
Lo que aprenden en sus grupos lo aplican en la misma medida que cualquier proceso de aprendizaje. Lo que sucede es que cuando hago canciones con Javi en ocasiones tienden las canciones a sonar como Betacam y hay que intentar que suenen más a Rusos Blancos.

P: ¿Cuántas canciones de italo disco tuviste que escuchar para sacar la canción de ‘Baile letal 3?
R: La verdad es que nada y es un género, que cuando lo escucho, me gusta mucho. A mí me gusta mucho la música disco original, la música negra en general, pero sí que Javi tiene más ese toque de italo disco. Para ‘Tiempo de Nísperos’ si que escuché mucha música negra, Curtis Mayfield Al Green, pero nada de italo disco y eso que desde que empecé a escribir la canción tenía claro que debía ser una canción disco.

Rusos BlancosP: Habéis introducido varios géneros musicales en este disco como el kraut, dream pop, tropicalismo, etc ¿Con cuál habéis encajado mejor?
R: Me sentí muy cómodo con el estilo rumba. Estuve trabajando un verano en un programa de flamenco y todo lo que se me ocurría era muy aflamencado. ‘Bonito cortejo’ es la rumba que al final quedó un poco tropical pero es porque nos dijo Paco Loco que es una habanera, un palo del flamenco. Leí hace poco que decían que la rumba era nuestro blues y no entendían lo poco que lo habíamos exportado. También me gusto la vena que explotamos con ‘Hogareña’ porque era algo que sacamos en la sala de ensayo con un desarrollo instrumental. Me gustaría probar más eso, hacer un EP con canciones que el resto vaya sacando y ver qué sale en los ensayos y luego ya ponerle letra, pero por tiempo al final no lo hacemos.

P: Háblame de la forma de cantar de este disco. Veo un cambio de voz, más grave, incluso quizás algún guiño al registro de Nacho Vegas en la última canción del disco.
R: La última canción, al ser tan oscura y con la idea de derrota, la quisimos grabar recién despertado a las seis de la mañana para obtener una voz más rota. Nacho Vegas me gusta bastante y sí que se nota alguna influencia. Por lo general la gente me suele escuchar con la voz muy limpia, no me gusta lo de forzar el cantar mal para que sea más interesante. El registro es más grave con respecto al primer disco.

P: ¿Qué errores habéis conseguido evitar y cuáles no en el proceso de grabación tomando perspectiva con los otros materiales grabados.
R: De ‘Sí a todo’ hay cosas que a día de hoy me gustan más o menos. De todas formas es un primer disco. La gente está muy mal acostumbrada a que los primeros discos de las bandas sean todo ellos. Si no lo hubiésemos grabado…, es tener experiencia. Tengo una amiga que nos dice que ‘Si a todo’ nos había hecho mucho daño con respecto a ‘Tiempo de Nísperos’ porque mucha gente se había quedado con esa idea y no quería escuchar lo nuevo. Yo creo que es más bien la canción ‘Supermodelo’, que es mejor como hit que como canción. Creo que en general ha sido una evolución muy orgánica, cada disco parte de un momento, ahora mismo no nos saldría lo mismo. El primer disco reflejaba un pop muy amable y feliz que ninguno de los otros dos discos tiene.

P: Volvéis a confiar en la producción de Paco Loco ¿supo entender también esa evolución?
R: Paco nos conoce muy bien, sabe lo que nos encaja y lo que nos va. Nos proponía cosas y no se imaginaba a los Rusos Blancos haciendo rumba o música disco. Ha grabado a mucha gente y ver que disfruta con nuestras canciones eso me gusta.

P: A la hora de presentar el disco en directo ¿habéis notado si alguna de las que pensabais que la gente iba a entender mejor no ha funcionado?
R: Por lo general me ha sorprendido que una de las canciones del EP ‘Hijo único’, concretamente ‘Más delgado’ la gente la corea y la canta entera. Es una de la cosas más alucinantes que me han pasado. En este los hits son más obvios, ‘Orfidal y caballero’ u ‘Oro, disfruto’ pero también se ha recibido muy bien ‘La playa de los locos’ que no siempre la podemos tocar porque Iván no puede acompañarnos siempre. Otras con las que había dudas como ‘Se me enamoran’ o ‘Bonito cortejo’ también han gustado.

P: ¿Cómo os planteáis el concierto del próximo jueves?
R: Vamos a tocar con amigos, Julio de la Rosa, Cosmen Adelaida, con los que no he podido compartir escenario y nos divierte tocar con ellos. Hay gente que opina que es un poco paletada pero a mi me gusta. Vamos a tocar canciones de ellos y nuestras. No queremos hacer lo mismo que hicimos en la presentación del disco, es importante ofrecer al público cosas nuevas sino es muy aburrido.

Fotografía: Iciar J. Carrasco

Dejar respuesta