Rudy Fernández y el sueño americano

0
343

Rodolfo ‘Rudy’ Fernández Farrés, fue el octavo jugador español en jugar en la NBA de los nueve que han estado en la mejor liga de baloncesto del mundo. En Junio del 2007 fue elegido por Phoenix Suns en la posición 24 del draft y sus derechos fueron inmediatamente traspasados a los Portland Blazers, su actual equipo y donde ya jugaba su amigo Sergio Rodríguez y donde lo hizo el primer español en disputar la NBA, Fernando Martín. Con 22 años se enfrentaba a un gran reto, un nuevo equipo, un nuevo idioma y un nuevo país; todo ello sin el apoyo de su familia que se quedaba al otro lado del Atlántico, en su casa, en Mallorca.

En 2002 con 17 años ya debutó en la ACB de la mano de Manel Comas, entrenador de la Penya Joventut por entonces. Su gran irrupción se produce en la temporada 2003-2004 con Aíto García Reneses en el banquillo del DKV Joventut. Esa temporada demostró un nivel poco propio de un jugador tan joven siendo nombrado mejor jugador de la Copa del Rey, pese a la derrota de su equipo y ante la atenta mirada de los ojeadores americanos. Esa regularidad en sus actuaciones le llevó a participar en los Juegos Olímpicos de Atenas con la selección española.

Su desarrollo y madurez continuó en Badalona, consiguiendo clasificar al equipo para la Euroliga en la temporada 2006. Ese mismo verano hizo historia al proclamarse Campeón del Mundial de Baloncesto en Japón, un oro que no pasó desapercibido para la NBA, cuyos equipos ya estaban interesados en el jugador mallorquín. Pero Rudy prefirió desapuntarse del draft y disputar la Euroliga con su equipo, aplazando el sueño americano una temporada más.

Sus últimas dos temporadas como jugador verdinegro fueron espectaculares. Había alcanzado tal nivel que fue galardonado con el premio al mejor jugador de la liga regular en la temporada 2006-2007, junto a su amigo Marc Gasol. Al terminar la temporada fue elegido en el draft de la NBA, donde terminaría un año más tarde tras un brillante verano. La selección español alcanzó la plata olímpica en Pekín, en verano de 2008, solo siendo superada por la selección de Estados Unidos en una brillante final. En el recuerdo de todos quedará el mate que realizó el jugador mallorquín sobre los 2.11 cm de Dwight Howard, uno de los mejores jugadores en activo de la NBA.

En Octubre de 2008 aterriza en Portland ante un nuevo desafío, abrirse camino en una nueva liga, en nuevo equipo y ganarse los minutos de su entrenador, Nate McMillan. Allí le esperaba Sergio Rodríguez, compañero de selección, que ya llevaba una temporada en la NBA y que le sirvió de guía para su nueva andadura. Como escribe en su blog Sergio y LaMarcus Aldridge, estrella de los Blazers, eran inseparables fuera del terreno de juego, salían a comer y a caminar. Eso le sirvió para adaptarse a su nueva situación. Su primera temporada fue bastante dulce, jugó más de lo esperado y sobre todo recibió un gran apoyo del publicó y de la prensa de la ciudad de Oregón. Fue tal el respaldo que se convirtió en el primer europeo en participar en un concurso de mates; eso lo logró gracias a los votos entre los jugadores novatos que la NBA propuso. Su participación fue brillante, homenajeó a Fernando Martín y finalizó en última posición ante los abucheos del públcio hacia el jurado. También participó en el partido de novatos contra jugadores de segundo año. Además la temporada del equipo fue buena, se clasificaron para play-offs y en el último partido de liga regular Rudy logró el record de rookie (novato) con mayor número de triples conseguidos en su primera temporada.

Tal vez el gran debut, hizo que la segunda temporada, no tan brillante, pudiera parecer hasta mala. Tras conseguir el oro en el europeo de Polonia, Fernández bajó el nivel y eso se vió secundado por la reducción de minutos sobre el campo. Además su rol en el equipo cambió; su entrenador lo especializó como un tirador, Rudy que se caracterizaba por su electricidad penetrando y corriendo al contraataque se convirtió en un tirador que esperaba en el perímetro para lanzar de tres. Además los problemas de espalda que arrastraba desde el europeo aumentaron cuando una falta de Trevor Ariza le obligó a pasar por el quirófano en Diciembre de 2009. La recuperación duró varios meses y como cuenta en su blog, fue imporante el papel de su fisioterapeuta en su etapa en Badalona, Paco Fernández que realizó un tratamiento que redujo los plazos de su recuperación. Esa Navidad su familia fue a visitarle para demostrarle el apoyo y animarle a continuar adelante. Rudy volvió con muchas ganas y las pilas cargadas de ilusión; pero sus actuaciones continuaban siendo irregulares y la confianza demostrada por su entrenador no era la idónea. En algunos partidos jugaba más de dos cuartos enteros; mientras que en otros prácticamente no tenía minutos. Aún así, tuvo su oportunidad en los play-offs ya que la lesión de Brandon Roy, jugador franquicia de los Portland Trail Blazers, hizo que fuese titular en los partidos más importantes de la temporada. Los Blazers cayeron eliminados con un Rudy muy discreto que solo realizó una brillante actuación en el último partido de la serie.

El final de temporada fue duro, había perdido la ilusión y unas declaraciones de su agente americano Andy Miller: “con toda franqueza, la impresión que ahora mismo tengo es que está perdiendo el interés en jugar en la NBA y que preferiría volver a Europa” acarrearon una multa de 25.000$. De nuevo a principio de temporada unas declaraciones de su agente Gerard Darnes defendiendo el deseo de Rudy de volver a España provocaron una nueva multa de 50.000$.

Tal vez gracias a esta multa, el de Palma de Mallorca decidió que ya es hora de centrarse en su tercera temporada en la NBA, ganarse los minutos saliendo desde el banquillo y dejar de hablar de su futuro. Tras una buena pretemporada, Rudy ha visto como sus actuaciones en los primeros partidos no estaban al nivel que él mismo se exige. Pero poco a poco está volviendo a ser el Rudy que todos esperamos, que tira de tres, que penetra, que machaca el aro contrario y que no para de correr en ataque. Ha conseguido centrarse este último mes gracias a una charla con su entrenador. En unas declaraciones al Portland Tribune explica el objetivo de su charla: “Hablamos sobre nuestros respectivos papeles en el equipo y las jugadas que podemos aprovechar como segunda unidad. Ahora todos remamos en la misma dirección”. Personalmente dice:“Me ayudó. Fue una gran charla con el técnico sobre el como correr y jugar libre”. Todo esto se vió reflejado el 17 de Diciembre cuando Rudy Fernández realizó el mejor partido que ha disputado como profesional en la NBA, logrando 26 puntos y 6 rebotes en la victoria de su equipo por 107 a 102 ante los Minnesota Timberwolves.

Dejo aquí un vídeo de su gran actuación en el mejor partido de su carrera deportiva:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=6aCx9bqPcSs[/youtube]

Fuente del texto:
www.NBA.com,
www.rudy5.net,
wikipedia
Fuente de la imagen:
Google

Dejar respuesta