Rubio ya es el lobo que más aúlla

0
60

Ricard Rubio (El Masnou, Barcelona, 1990) se está convirtiendo en la sensación de este principio de temporada NBA a pesar de ser un rookie. Triples, asistencias de lujo, robos e incluso tapones han hecho que ya le vitoreen los aficionados de su nuevo equipo, Minnesota Timberwolves.

El 'lockout' ha beneficiado a Ricky Rubio en su preparación

Ni en los mejores sueños de Rubio se habrían cumplido las expectativas que se están dando en sus primeros cinco partidos como jugador NBA, en los que se ha convertido en todo un ídolo para los aficionados que acuden al Target Center de Minneapolis.

Todo empezó la madrugada del 27 de diciembre en el partido contra los Oklahoma City Thunder de Kevin Durant y Serge Ibaka, en el que, a pesar de perder como locales y más allá de sus estadísticas -seis puntos y seis asistencias-, el base español firmó un gran partido y se entendió a la perfección con los otros dos grandes fichajes ‘wolves’: el puertorriqueño J.J. Barea y el universitario Derrick Williams.

La derrota siguió persiguiéndole en sus dos siguientes partidos contra Milwaukee Bucks y Miami Heat. Frente a los Bucks, Ricky Business bajó el nivel -seis puntos y cuatro asistencias- y perdió el duelo individual frente al ‘sophomore’ Brandon Jennings, que criticó la elección de Rubio por delante de él en el ‘draft’ de 2009.

Poco después, el equipo de Minneapolis se quedó a sólo un tiro (101-103) de vencer a los Heat de Lebron James, Dwyane Wade y compañía. El base español hizo su presentación oficial en América con su primer doble-doble -doce puntos y doce asistencias-. “Tiene la habilidad de Steve Nash”, comentó el mismísimo Wade acerca de Rubio, que se quedó a solo cuatro rebotes del triple-doble.

A la cuarta llegó la vencida para los Wolves. La víctima fue el reciente ganador del anillo Dallas Mavericks y, de nuevo, Ricky realizó un gran partido. No sólo se erigió en máximo asistente de su equipo -siete pases de canasta, uno de ellos con caño incluido al MVP Dirk Nowitzki-, sino que también contribuyó con catorce puntos a la victoria de su franquicia.

El último encuentro hasta la fecha, frente a San Antonio Spurs, supuso un nuevo triunfo para el equipo del estado de Minnesota, a pesar de que el Niño Maravilla bajó el listón y estuvo menos brillante que otras noches, aportando seis puntos y tres asistencias. No obstante, volvió a dejar otra jugada con un tapón en carrera a Danny Green.

Tras haber ganado todo en Europa y en España con el Barcelona Regal y el DKV Joventut, Ricky quiere hacerse un hueco ahora entre los lobos de Minnesota y, en general, en la mejor liga del mundo.

Fotografía: Christopher Johnson

Dejar respuesta