Roger Federer quiere reinar en su jardín

0
83

El tenista suizo conquistó su séptimo Wimbledon hace poco más de dos semanas tras imponerse en la final al anfitrión Andy Murray. El torneo olímpico de tenis se disputará sobre la alfombra verde del All England Tennis Club, el elitista recinto donde más gloria ha acumulado el virtuoso tenista suizo. El jugador, que ostenta un palmarés irrepetible, quiere alcanzar la medalla de oro individual en la que se presume será su última participación en unos Juegos Olímpicos.

Roger Federer quiere seguir dominando en el All England Tennis Club

Roger Federer, el mejor tenista de la historia y el hombre que más superficies y circunstancias ha sido capaz de manejar, tiene la oportunidad de aumentar su currículo glorioso con una medalla de oro olímpica. El actual campeón de Wimbledon, volvió a demostrar sobre el tupido césped londinense que es el dueño y señor de esta superficie. Siete títulos sobre la hierba de Londres contemplan al suizo, principal favorito en la cita olímpica. Sin embargo, ni sobre la pista rápida de Atenas en los Juegos de 2004, ni tampoco en la cancha dura de Pekín en los de 2008, fue capaz de escuchar su himno nacional con la presea dorada colgada. Roger Federer, 16 Grand Slams después, no conoce el máximo trofeo olímpico en categoría individual.

El sábado comienza el torneo. El suizo intentará poner el broche a la mejor carrera deportiva de un tenista ganando un título que se le resiste. Federer, el mayor emblema deportivo de un pequeño país alpino cuyas señas de identidad más tópicas están muy alejadas del deporte, ha declinado ser el abanderado helvético por tercera vez consecutiva, dejando tal honor a su compatriota y compañero en las canchas de tenis, Stanislas Wawrinka. La pareja de tenistas suizos ganó el oro olímpico en dobles en los pasados Juegos de Pekín.

Por primera vez, un torneo olímpico de tenis se disputará sobre hierba, la superficie menos habitual en el calendario mundial y donde más cómodo se siente el tenista suizo. Roger Federer, a punto de cumplir 31 años y tras una década en la elite, está ante su última oportunidad olímpica. Además de jugar en su recinto fetiche, le acompañan otras circunstancias como la baja por lesión de su antagonista Rafa Nadal (tampoco irá a los Juegos Gael Monfils), o el mejorable estado de forma de Novak Djokovic.

Nadal no podrá competir para revalidar el oro que logró en los Juegos de 2008. La lesión de rodilla que padece el tenista balear ha provocado la renuncia del actual campeón olímpico, quien había sido elegido para ser el abanderado de la delegación española en la ceremonia inaugural. El puesto del convaleciente tenista en el desfile lo ocupará Pau Gasol. Las esperanzas españolas en tenis se centrarán en David Ferrer, quien llega en un buen momento de juego, y en Feliciano López, un especialista en la superficie.

Djokovic tampoco parece estar muy fino. Ni encuentra con frecuencia su mejor tenis, ni la cabeza le responde como en su glorioso 2011, temporada en que Nole ganó tres Grand Slams con Wimbledon incluido. El Mister Hyde que el serbio lleva dentro, y que la temporada pasada pareció escondido, reaparece en determinados momentos. Andy Murray, tenista local y subcampeón en Londres hace unos días, intentará sumar un éxito histórico ante su afición. El checo Tomas Berdych, el francés Jo-Wilfried Tsonga o el alemán Philipp Kohlschreiber son otros posibles candidatos a la gloria de las medallas. Aficionados y deportistas esperan que amaine la lluvia y empiece un torneo muy especial, ese que se juega cada cuatro años.

Fotografía: Robbie Dale

Dejar respuesta