Rincones escondidos de Milán

0
366
Via Brera
Via Brera

Como todas las grandes ciudades, Milán ofrece interesantes rincones que van más allá de los sitios de obligada visita turística. Si nos perdemos entre sus calles encontraremos gran cantidad de tiendas, galerías y restaurantes donde pasar un rato agradable lejos de las aglomeraciones.

Milano, ciudad industrial de Italia y capital mundial de la moda. Visitada cada año por miles de turistas fieles que siempre regresan, llena de estudiantes Erasmus que aprovechan al máximo la fiesta y las tiendas. Sin ser especialmente prolífica en monumentos y museos como otras ciudades italianas, por ejemplo Roma o Florencia, cuenta con algunos lugares emblemáticos que todo el mundo debe visitar.

De este modo, encontramos maravillas arquitectónicas como el Duomo, punto de encuentro y nexo en el centro de la ciudad; la impresionante Stazione Centrale, decorada estas fechas con muchos árboles de navidad que le dan un toque cálido, acogiendo al turista recién llegado; o el Castello Sforzesco, rodeado de verdes jardines en los que perderse y descansar. Desde aquí podemos huir ya del bullicio turístico dando un tranquilo paseo hasta llegar al Arco della Pace.

Si lo que preferimos es hacer unas compras podemos dirigirnos a las tiendas de lujo y grandes marcas de Via Buenos Aires y Via Venezia, con escaparates que parecen más bien obras de arte. O bien a Via Torino, cuyas tiendas tiene precios para bolsillos menos holgados; allí encontraremos sobre todo zapaterías y un estilo más casual y juvenil. No podemos olvidar Via Montenapoleone ni la Galleria Vittorio Emanuele II, también con firmas importantes y un estilo clásico, conocida por su techo acristalado y un suelo de mosaico que distrae al comprador más profesional; donde las tiendas se mezclan con los restaurantes envolviendo al turista en un ambiente cálido típico navideño.

Galleria Vittorio Emanuele II
Galleria Vittorio Emanuele II

Saliendo un poco del barullo central de la ciudad y partiendo de Piazza della Scala, llegaremos a Via Brera, zona bohemia y distintiva, famosa por la Pinacoteca di Brera, academia de bellas artes que cuenta con una gran colección de obras italianas y extranjeras. Lo especial de esta calle empedrada es su ambiente pintoresco y relajado; pues está llena de galerías de arte, pequeñas boutiques especializadas y restaurantes donde pasar un rato agradable y distendido. Uno de ellos es New Art Ristorante-Pizzeria, un sitio tranquilo con comida de buena calidad y cuyo personal da un trato excelente, si bien el precio es un poco alto el restaurante es totalmente recomendable.

Volviendo al centro de la ciudad camino de Piazza Duomo, paseando por Via Dante podemos parar a comer en Castello, magnífico en el trato y la comida, típica italiana y también otros platos para quien esté ya cansado de la pasta. Alejándonos hacia el norte, entre Repubblica y Porta Venezia podemos comer en restaurantes más relajados, con precios muy asequibles y comida de igual calidad. Dos ejemplos son Osteria del Lazzaretto en Via Lazzaretto, con un ambiente amistoso y comida muy variada, o Brickoven en Via Tadino, cuyos platos de pasta son exquisitos.

Para movernos por todos estos sitios contamos con varias líneas bien comunicadas de metro, autobús y el clásico tranvía que adorna toda la ciudad.

Imágenes de Raquel Rero

Dejar respuesta