‘Revolución’, dinámica poética post-boom

0
620

TAPA revolucionEste abrumador libro de Álex Aillón Valverde supone la definitiva regeneración de la literatura y la poesía latinoamericana. Dejando atrás el manido boom y a sus millones de herederos, el boliviano construye un poemario impactante y hermoso en forma y contenido.

Desde Bolivia, un país tan interesante como injustamente desconocido por aquí (sobre todo en lo cultural) y de la mano de Editorial S, nos llega Revolución. Un poemario de calidad apabullante firmado por Álex Aillón Valverde que trasciende el anquilosamiento literario latinoamericano soltando la mano del boom y sus múltiples remedos, y construyendo nuevas maneras de contar. En este caso a través de una poesía (en prosa la mayoría de las veces) moderna, teñida de un brillante sentido del humor y que adquiere la forma de reflexiones agudas, certeras y emocionantemente hermosas sobre diversas cuestiones vitales. Esas pequeñas y grandes cosas importantes. Revolución o revoluciones, todas, necesarias, fallidas, diminutas y colosales.

Una poesía existencial que puede abrumar por momentos. Como por ejemplo en el primer poema La vida, una colosal maravilla en que cada verso se desvela como una joya de técnica sublime y profundidad arrebatadora. Este y otro tantos poemas merecen (re)leerse con calma, recuperando el aliento y saboreando un deleite indescriptible. En este sentido, solo por citar algunos textos más de la primera parte, Los límites o El odio que te tengo funcionan de igual manera como obras de vértigo poético inconmensurable. Otras piezas más cortas pero igualmente maravillosas equilibran de modo magistral Los trabajos inútiles, la mencionada primera parte del libro.

En la segunda y homónima al título del poemario, Aillón opta por una parte central de prosa más pura en que el tema social se muestra más explícito. Una enormidad repleta de humor, memoria e identidad en busca de todas esas revoluciones cotidianas y universales, el cambio constante, temido e inevitable. La tercera parte, Mujeres, es un canto de amor y admiración por el género femenino que se abre con ese excelso Una mujer que enmudece por su belleza desgarradora y que continúa con El peso de una lágrima, un grito poético contra el genocidio machista que tal vez, solo tal vez, sea el mejor texto del libro. De nuevo sin aliento, de nuevo abrumado el lector en este tramo.

Termina Revolución con Los amores imaginarios, ineludible parte dedicada al amor en que los territorios lingüísticos transitados por el autor son más reconocibles (Oliverio Girondo; Benedetti con homenaje incluido) pero no por ello menos maravillosos. Destacaría Ser feo en Sucre por lo que tiene de cínico y divertido poema urbano o Quiero dormirme contigo que retrotrae deliciosamente a los poetas mencionados. Y cierra Valverde con la excelente coda El impostor, poema que a quien firma esto le gustaría tatuarse por lo identificado que se siente.

Les insto a formar parte de esta magnífica Revolución poética, hermosa y certera que Álex Aillón Valverde propone con inmejorables armas literarias.

Dejar respuesta