"Retorno a Brideshead" llega a la Gran Pantalla

0
144

“Esa puerta en el muro… que abriría un jardín cerrado y encantado”, es una metáfora que podría explicar el sentido de esta película basada en la novela de Evelyn Waugh.
Su argumento resulta bastante complejo porque por un lado nos encontramos con unos personajes que huyen de su familia, de su hogar, sus creencias ante la inesperada intrusión de un forastero, Charles Ryder (Mathew Goode), quedando todo enmarcado en la religión que influye poderosamente en sus vidas.

Tras conocerse de una forma casual el protagonista y narrador, Charles Ryder entabla una profunda amistad con Lord Sebastian Flyte, (Ben Whishaw) perteneciente a una familia de la aristocracia que estudia junto con el protagonista en la Universidad de Oxford. Pronto esa relación de amistad se intensificará, reflejando una clara historia de amor por parte de Sebastian que no duda en llevar a su compañero al palacio donde vive su familia, Brideshead Castle. Este lugar cautiva a Charles Ryder desde un primer momento,  debido a  que siente debilidad por todo lo bello al ser un artista que disfruta de la pintura y escultura. En la gran mansión seductora y grandiosa, conoce a la familia de Sebastian, fervientemente católica, cuestión que sorprende a Charles al no compartir esas creencias. Sin embargo esto no supone un problema para que los jóvenes disfruten del verano descubriendo su interés por los vicios (la adicción al alcohol que posteriormente marcará la vida de Sebastian), así como el despertar al amor por parte de Charles hacia la hermana de su amigo, Julia Flyte (Hayley Atwell).  Pero esta situación no será duradera porque todos y cada uno de los componentes de la familia se sienten verdaderamente arraigados a sus creencias, a su fe, fomentada continuamente por la matriarca de la familia (encarnado el papel en la actriz Emma Thompson).

El lugar idílico y de ensueño se convierte en un sitio claustrofóbico para cada uno de los componentes de la familia, que huyen de todo lo que han creído y vivído en Britheshead. Una forma de luchar contra su propia naturaleza que ha sido forjada y esclavizada para servir a Dios y a su religión. De esta forma todo lo que han creído acaba por dirigir sus vidas incluso llevándoles a la infelicidad, anteponiendo ésta, a su obligación de ser buenos cristianos.

Una trama espléndida donde se intercala una doble relación de amor, supeditada al amor hacia Dios, en pleno reindado de la aristocracia en una Inglaterra bañada en costumbres que quedan completamente reflejadas en esta película de Julian Jarrold.

Retorno a Brideshead se estrenó el 25 de Julio en Estados Unidos, no siendo del todo bien acogida debido a que pesaba sobre ella el magnífico trabajo que trajo consigo la serie mítica de los años ochenta. Con su película, Julian Jarrold pretende mostrar un periodo de la historia fascinante, en un argumento impecable de la que fue “la serie más cercana a la perfección jamás realizada para la pequeña pantalla”.

Fuentes de texto:
Acreditación al pase de prensa y posterior rueda de prensa
Fuentes de las imágenes:
Rocío Molina Mendoza

Dejar respuesta