Retales fugaces de sonido

0
189

PS I Love You salió al escenario con puntualidad británica para presentar en directo su primer disco en la sala El Sol, que congregó escaso público en la noche madrileña del pasado sábado.

Peculiar banda de batería y guitarrista-vocalista que amplificó la escasez de su sonido con constantes guitarrazos y punteos, parafraseando armonías con la voz aguda y rota de Paul Saulnier. En su música convergen la velocidad sonora con apretadas florituras y distorsiones, lo que da lugar a un sonido armado pero demasiado crudo, que en ocasiones se hacía difícil de digerir entre efectos de ‘chorus’ y ‘delay’, creando un sonido ambiental que relativizó su actuación.

Había un tiempo en que muchas bandas tocaban en España con escasos medios pero con una creatividad innata sin parangón. Ahora desfila una hornada de grupos que pecan de un sonido plano y anodino que no va más allá de la simple anécdota, y ello a pesar del esfuerzo de muchos por encumbrarles a cotas demasiado inabordables para cualquier mortal.

Es el caso del dúo canadiense, que ofreció unos temas muy breves y rápidos, de exiguos dos minutos de duración. Piezas que casi son trallazos eléctricos muy cercanos al noise pop, al power pop ochentero o al pop atmosférico, aunque sin la calidad de sus influencias. Entre esos retales fugaces destacaron algunas composiciones como “Meet me at The Muster Station part. 1” o “Facelove”, single subrayado de esta joven formación.

También presentaron algún que otro tema nuevo junto a las composiciones que forman Meet me at The Muster Station, su álbum debut. Pero en ningún momento consiguieron elevar el clímax de su actuación ni del respetable que allí se personó. Hay que reconocer que defienden con honradez sus temas en directo y le ponen voluntad y profesionalidad al asunto, aunque no terminan de enganchar por completo. Se quedan en la superficie sin bucear en aguas más profundas.

En poco más de tres cuartos de hora finiquitaron el grueso de su actuación. Después retornaron con un tema nuevo en la misma línea de su primer trabajo discográfico, del que también desgranaron temas como “Meet me at The Muster Station part. 2”, que puso fin a un concierto que no llegó a la hora.

Compartir
Artículo anteriorMás allá del puente: (500) días junto al señor y la señora Smith
Artículo siguienteUn gol que perdura 30 años

Óliver Yuste es licenciado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

Su experiencia profesional como periodista se ha desarrollado en diversas publicaciones periódicas como las revistas culturales Experpento o Paisajes Eléctricos Magazine, las revistas universitarias La Huella Digital, Punto de Encuentro Complutense y mÁs UNED, o la colaboración como escritor en la revista literaria chilena Cinosargo, además de mantener sus propios blogs, como la bitácora personal donde se ahogan los gritos de mi mitad. En estas publicaciones en soporte papel y digital se divulgan algunos de sus artículos periodísticos de opinión, críticas y entrevistas musicales, además de artículos literarios como relatos cortos, cuentos y poesías.

También está dedicado a la creación literaria como escritor de novelas y poesía, una faceta en la que cuenta con el libro de cuentos Azoteas, en proceso de edición, y la publicación del cuento “La Libertad de Ser Feliz” en el libro Cuentos Selectos III, publicado en 2002 por la Editorial Jamais. Además de ser galardonado en algunos certámenes literarios: Primer Premio de Poesía Ramiro de Maeztu 1997, Premio Accésit del IV Concurso de Redacción “El Teatro Clásico en Escena 1997” o Finalista en el Concurso de Relatos Cortos “Premios Jamais 1999”.

Dejar respuesta