Reporteros Sin Fronteras: “Que la condena física no se una a la condena del olvido”

0
134

Ayer, en el día mundial de la libertad de prensa, La Casa Encendida de Madrid convocó a numerosas firmas pertenecientes este sector para apoyar simbólicamente a aquellos que han sido privados de su libertad por defender la expresión profesional de información.

El ambiente era casi festivo, pero la causa que congregaba a un buen número de asistentes no era en absoluto motivo de celebración. Javier Gallego apareció en el patio de La Casa Encendida en el que se había instalado un improvisado escenario: primero desde una pantalla y después en carne y hueso, iniciando el acto que Reporteros sin Fronteras había organizado para marcar en el calendario un día que solo debería conmemorarse con tintes positivos.

“Me ha costado salir del plasma; me he encontrado ahí dentro con el presidente del Gobierno”, bromeaba Gallego. Afortunadamente en España existe una libertad de prensa casi absoluta: no se encarcela a los profesionales por verter opiniones o criticar posturas políticas. No obstante, el periodista, famoso ya por su acostumbrada postura crítica, lanzó su dardo contra el “periodismo plasmático” –tal como lo definió- que se ha instaurado en este país, y señalando que las ruedas de prensa sin preguntas son otro modo de callar a los que tienen el deber de transmitir la información a la opinión pública, presentó a la presidenta de RSF, Malen Aznárez, quien subrayó la importancia del apadrinamiento de periodistas.

Pertenecer a una zona de “comodidad y ventajas laborales” en el mundo periodístico no puede llevar a que sean olvidados aquellos países en los que se encarcela, tortura o secuestra a los profesionales que difunden datos que otras personas no querrían ver publicados. Así, en este día internacional, el propósito de la reunión era “que la condena física no se una a la condena del olvido”: que los que sí tenemos –todavía- voz hablemos por aquellos a quienes se la han arrebatado. Cualquier gesto solidario es necesario y útil: apadrinamiento, donaciones, difusión vía redes sociales, dar visibilidad a esta causa que no puede en ningún momento darse por perdida… En los últimos dos años RSF ha conseguido liberar de las cárceles a diez periodistas, si bien actualmente continúan en prisión alrededor de 300 en todo el mundo, en palabras de Aznárez. “La opinión pública no tiene consciencia de la importancia de la libertad de prensa, que es la base elemental de la democracia”, aseguraba.

El primer invitado, al que entrevistó Mayte Carrasco –freelance especializada en conflictos bélicos-, fue Kareem Amer: un periodista egipcio que fue condenado a cuatro años de prisión por blasfemias y ataques al presidente Mubarak. Amer habló de las “condiciones horribles” de la cárcel, entre las que destacó la imposibilidad de recibir ningún tipo de visitas durante dos años. También intervino otro rostro conocido como el de Rosa María Calaf, profesional veterana de RTVE gracias a la cual, durante más de dos décadas, hemos podido conocer de primera mano la actualidad de diversos rincones del mundo. Calaf, madrina de una periodista, habló de las penosas condiciones de este oficio en China, donde a día de hoy continúan en prisión más de 30 profesionales.

gallego

Carrasco entrevistó asimismo a Fahem Boukadous, periodista oriundo de Túnez: el primer país en el que estalló la primavera árabe, que dio detalles acerca de su condena. Intervinieron, además, Javier Martín-Domínguez (de amplia trayectoria profesional en medios como TVE y La Vanguardia) y Montserrat Domínguez (directora de El Huffington Post), quienes también ejercen como padrinos. Por su parte, los raperos Rapsoda y Sharif pusieron música entre los testimonios de los invitados, y el acto se completó con la exhibición de talento del grafitero Pol Pareja y caricaturistas como Sir Cámara, Jesús Zulet, Marisa Babiano y José Julio Gómez, “PareJA”.

Imagen: Protesta en México, ayer (vía Efe). Fotografía: Javier Gallego, con Rosa María Calaf (Rocío Martínez)

Dejar respuesta