Reino Unido se planteará en 2017 su permanencia en la UE

0
95

Tras una larga polémica, el primer ministro David Cameron prometió a los británicos que si es reelegido en 2015,  convocará un referéndum sobre la continuidad de Reino Unido  en la Unión Europea. Los sectores mas euroescépticos del partido Tory han recibido con entusiasmo la noticia.

David Cameron. Foto de fotopedia y cedidas por World Economic Forum

La división en el propio partido Tory, y las presiones internas del sector mas conservador han alentado a Cameron a aclarar la situación con Europa. En un discurso en Londres el pasado miércoles, el primer ministro británico explicó que llevará a cabo previamente una negociación con Bruselas para asegurar los intereses del país. La negociación, estará orientada hacia la devolución a los parlamentos nacionales de diversas competencias que ahora dependen de Europa. “Nada ha de estar fuera de la mesa” ha apuntado el primer ministro británico que hasta este momento, no había planteado explícitamente la cuestión sobre la salida o la permanencia en Europa. El objetivo del referéndum es, según el gobierno británico, poner fin a las tensiones en las relaciones Londres-Bruselas que llevan sin encontrar el equilibrio desde otoño y conocer la opinión de los ciudadanos al respecto.

En su discurso Cameron no olvidó elogiar el papel que ha jugado la UE en la estabilización del continente, salvaguardando la paz desde el fin de la segunda guerra mundial.  Sin embargo  las tensiones entre Reino Unido y la Unión Europea datan de hace mas de 40 años.

El primer paso hacia la integración en la UE  fue la incorporación a la Comunidad Económica Europea (CEE) de la mano del primer ministro Edward Heath. Con la llegada de Margaret Thatcher las relaciones cambiaron entre Europa y Reino Unido. Debido a la crisis económica inglesa en 1980 la política de Thatcher se orientó hacia las privatizaciones y el euroescepticismo. Su sucesor, John Major, negoció con duras condiciones la firma del tratado de Maastricht en 1992 en el cual,  finalmente Reino Unido quedo exento de entrar en la Unión Económica y Monetaria (UEM).

David Cameron. Foto de fotopedia y cedidas por World Economic Forum

Posteriormente, Tony Blair restauró en cierta manera las buenas relaciones entre UE y Reino Unido. Con la entrada del laborista Gordon Brown, se ratificó en 2008 el Tratado de Lisboa, diseñado para mejorar el funcionamiento de la UE. Tras Brown vino David Cameron, la crisis europea y del euro. La inestabilidad económica de la eurozona empezó a afectar severamente a las cuentas inglesas, por lo que sectores conservadores de la política británica han planteado que la solución es cambiar los tratados europeos de manera que se ajusten a la situación actual (y a las demandas inglesas) o bien alejarse de Europa.

 

Angela Merkel ha respondido de manera concisa a la tentativa británica, explicando que si hay cambios en los tratados europeos, afectarán a todos los países miembros, y no solo a Reino Unido. Por el momento, el debate sigue en el aire en vistas a la negociación en Bruselas, a la reelección o no de Cameron en 2015 y al resultado del referéndum,  prometido para 2017.

Dejar respuesta