La tecnología y su efecto en la crisis cultural y educativa

0
132

El catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Carlos III de Madrid Antonio Rodríguez de las Heras brindó el pasado 29 de noviembre un debate abierto sobre los modelos culturales, educativos y tecnológicos en La Casa Encendida de Madrid. Culminaba así la quinta y última jornada del ciclo de conferencias Los retos del siglo XXI: Otro mundo es necesario, que tienen lugar en dicho auditorio desde 2007.

José Ángel Medina, profesor de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, introdujo los principales puntos de la intervención de Rodríguez de las Heras: superar el enfrentamiento entre pensamientos humanistas y científico-tecnológicos, esquivar los dogmatismos para dar paso a la incertidumbre y denunciar el modelo educativo sometido al servicio del mercado laboral.

El catedrático de la Universidad Carlos III destacó su fascinación por el  fenómeno de la emergencia, es decir, la transformación en la dirección de los cambios, y comentó sobre los mismos que “antes se producían de arriba-abajo y ahora se hacen en la dirección opuesta, de abajo-arriba; hoy en día la sociedad moderna es capaz de percibirlos”.

Uno de estos cambios radica en la necesidad actual de recibir información frente a la escasez informativa de decenios anteriores, una transformación que culmina con la metabolización de la información, transformada en conocimiento mediante la selección de lo más importante y esencial. “Si esta metabolización no se transmite socialmente, el conocimiento no servirá para nada, pues la sociedad no avanzará ni aprenderá”, advirtió Rodríguez de las Heras.

Mediante un simple esquema triangular, hilo conductor de su ponencia, el catedrático introdujo el concepto de tecnología, que definió como “la concentración del conocimiento que permite amplificar la acción humana”. A este esquema le añadió dos conceptos esenciales: educación y cultura. La primera consistiría en la forma de instruir a las personas y de situarlas en el mundo; la segunda, en la mirada que ordena el caos de la realidad y que a su vez nos permite intervenir en ella.

De las Heras destacó de manera preferente la utilización de la tecnología para maximizar el beneficio económico de la economía capitalista y cómo este avance tecnológico desborda el sistema educativo y cultural.

La educación no está preparada para tanta tecnología, lo que deviene en un error epistemológico, una mala interpretación del carácter complejo del mundo, que es finalmente representado en un modelo educativo basado en la separación, la especialización y la complejidad. Todo ello culmina en la preparación para una determinada profesión, ignorando la mayoría de los conocimientos generales y enriquecedores. En cuanto a la cultura, De las Heras la concibe como conductora de la tecnología, la cual carece de la preparación adecuada para dirigir algo tan sofisticado. “No hay cambio cultural, sino crisis cultural”, señaló el experto.

Esta crisis plantea la necesidad de deshacernos de lo que ya tenemos y avanzar. Según el catedrático, esto conduciría a la verdadera sociedad del conocimiento, en la que existiría un equilibrio entre tecnología, educación y cultura. Se trata, asimismo, de no reforzar lo establecido, sino de abrir un nuevo mundo. “Sólo seremos conscientes del éxito cuando tengamos a la sociedad en la consideración en la que no la hemos tenido anteriormente, y cuando tengamos en alta posición a poetas, inventores y maestros”, concluyó el catedrático.

Fotografía: Ángeles Sánchez Martín

Dejar respuesta