Redoble de palmas para Pony Bravo

0
174

Pony Bravo no tiene que ir de cacerías para llevarse algunos trofeos. Este nuevo disco ‘De palmas y cacería’ les consagran como una de las bandas punteras sureñas y una de las que más cuidan la imagen de sus discos. Con este nuevo material vuelven a destacar que Daniel Alonso y Manuel León se entienden a la perfección con sus diseños, dibujos y fotomontajes.

De palmas y cacería, de Pony BravoTres discos redondos como tres soles, y cada cual mejor. Si en los primeros bailábamos al son de las setas en la rave de Dios al ritmo del rayo o como un pony bravo; ahora tenemos rumbas, danzas del vientre, discoteca, rumba y guitarras españolas que ponen a bailar al son de la crisis social y económica.

Tienen el equilibrio perfecto sureño. Han sabido coger las bases de una cultura del folklore, de las guitarras andaluzas, del cante jondo y los palmeros y lo han llevado al presente, gracias a los sintes, los punteos de las guitarras eléctricas y el ritmo de la percusión; pero sobre todo a ese fluir de letras irreverentes, poco convencionales, críticas y con mucho humor negro.

Este material de nuevo es grabado y producido por Raúl Pérez en sus estudios de La Mina (Sevilla) y sacado en su discográfica El Rancho, nos propone nueve temas. Algunos de ellos ya habíamos podido disfrutarlos en directo, como en el caso de Eurovegas y Mi DNI, gran canción a modo de diario de la escena independiente que suelen utilizar para cerrar sus conciertos.

El disco comienza con Turista en Sevilla en donde el sonido Pony Bravo se reconoce al instante. En esta ocasión han tenido la aportación de Niño de Elche para los coros y la guitarra española lo que hace un juego perfecto entre tradición y recreación de ambiente de western donde Sevilla se viste de una neblina opaca y dudosa.

El ritmo en el disco lo marca el single El Político Neoliberal que fue elegida como adelanto del disco con videoclip incluido. Una de sus letras más ingeniosas con ese toque rítmico de rumba a lo gran Héctor Lavoe, con homenaje incluido.

La psicodelia tiene hueco también en la canción dedicada a Dick Cheney y donde vemos que la voz de Daniel Alonso encaja a la perfección con las percusiones y las guitarras de Dario y de Javier. Cada vez sus letras, como vemos en Cheney son más demoledoras, incendiarias y críticas pero con ese toque irónico y graciosos que hace que todo suene divertido.

Hay lugar incluso para las adaptaciones de canciones populares como la que escuchamos en Guajira de Hawai y su guiño al cantaor Pepe Marchena, con esos ritmos tropicales que contrastan con el sabor popular y tradicional del tema.

Con Zambra de Guantánamo se atreven con un sonido más electrónico fusionados con música árabe lo que abre aún más su abanico de gustos por las músicas tradicionales. Pero la electrónica no acaba aquí y seguimos disfrutando de sus desvaríos sonoros bastante cercanos a la música italiana discotequera y a Pino d’angio en Ibitza con distorsión de voz incluida.

Para ponerle el broche de oro qué mejor forma que una canción más apocalíptica como es El mundo se enfrenta a grandes peligros donde hay más desnudez musical. Bajo, guitarra, batería y voz, lo que es Pony Bravo en plena dialéctica sobre la situación actual del mundo. 

Valoración: 8,5/10.
Título: De palmas y cacería.
Género: Rock/Experimental.
Discográfica: El Rancho.
Fecha de publicación: 7 de marzo de 2013.

Imágenes cedidas por El Rancho

Dejar respuesta