Redescubrir la Capital

0
208

Cuando uno se convierte en habitante de una ciudad pierde esa visión que prevalece en el visitante.
Los monumentos pierden interés y apenas nos detenemos un instante durante la ajetreada vida cotidiana para admirarlos. Por eso y con motivo de la Semana Santa, mi propuesta va encaminada a convertirnos en turistas dentro de nuestra propia ciudad.

Nos podemos convertir en cortesanos de la Villa de Madrid, y caminar por la Plaza de la Villa, el Palacio de Oriente y el Palacio Real. La visita guiada cuenta para estudiantes 2,65 euros, pero no olvidéis el carné de estudiante. Para conseguir las entradas acude al Centro de Turismo de Madrid.

Las visitas guiadas se realizarán los días 29 y 30 de marzo; y 2, 3, 5, 6, 9 y 10 de abril a las diez de la mañana. Pero si lo vuestro no es madrugar por la tarde también se realizará esta actividad durante los días 30 de marzo y 2, 3, 9 y 10 de abril.

Otra opción es visitar las iglesias donde se conservan los pasos de Semana Santa; a través de un recorrido a pie durante estas vacaciones por la Colegiata de San Isidro, la Basílica de San Miguel, la Iglesia de San Pedro el Viejo, la Parroquia de Santa Cruz, la Parroquia de San Sebastián y la Basílica de Jesús de Medinaceli

Los meteorólogos no se han puesto aún de acuerdo sobre el tiempo que hará durante estos días de descanso para todos y devoción para algunos. Si te quedas en la capital, o vienes a visitar algún pariente, y resulta que llueve en Madrid no te preocupes aún hay lugares que visitar sin mojarse. Coge un paraguas y, si te gusta es el fútbol, acércate al Santiago Bernabéu. Pero si el color blanco no es tu preferido hay otras alternativas; puedes acercarte a la Casa de la Panadería, que se encuentra en la Plaza Mayor,y visitar alguna de las exposiciones que allí se muestran. O visita el jardín interior que hay en la Estación de Atocha. Cerca de esta estación se encuentra el Museo Reina Sofía, un lugar estupendo para pasar una tarde de lluvia. Sin olvidar el Museo del Pardo y el Thyssen.

Pero si preferís acercaron a la Gran Vía no sólo podéis recorrer todas sus tiendas, bares, o entrar a ver el último estreno de cine. Tomaros un momento, mirar hacia arriba y contemplar las estatuas que coronan los tejados de muchos de sus edificios. Basta ya sólo ver el suelo y nuestros pies. Madrid puede descubrirnos miles de cosas de las que antes no nos habíamos percatado.

Fuentes del texto y las imágenes: www.munimadrid.es

Dejar respuesta