Redescubriendo a Ribera

0
556

José de Ribera, también conocido por su nombre italianizado Giusepper Ribera o por su apodo “Lo Spagnoletto”, fue unpintor y grabador español del siglo XVII, que desarrolló toda su carrera en Italia y principalmente en Nápoles. Cultivó un estilo naturalista que evolucionó del tenebrismo de Caravaggio hacia una estética más colorista y luminosa, influida por Van Dyck. Contribuyó a forjar la gran escuela napolitana (Giovanni Lanfranco, Massimo Stanzione, Luca Giordano…), que le reconoció como su maestro indiscutible; y sus obras, enviadas a España desde fecha muy temprana, influyeron en técnica y modelos iconográficos a los pintores locales, entre ellos Velázquez y Murillo. Sus grabados circularon por media Europa y consta que hasta Rembrandt los conocía. Autor prolífico y de éxito comercial, su fama reverdeció durante la eclosión del realismo en el siglo XIX.

Ribera decidió marchar a Italia, donde seguiría las huellas de Caravaggio. Siendo aún adolescente inició su viaje, primero al norte, a Cremona, Milán y a Parma, para ir luego a Roma, donde el artista conoció tanto la pintura clasicista de Reni y Ludovico Carracci como el áspero tenebrismo que desarrollaban los caravagistas holandeses residentes en la ciudad. La reciente identificación de varias de sus obras juveniles demuestra que Ribera fue uno de los primeros seguidores de Caravaggio.

Ribera es un pintor destacado de la escuela española, si bien su obra se hizo íntegramente en Italia y de hecho, no se conocen ejemplos seguros de sus inicios en España. Etiquetado por largo tiempo como un creador truculento y sombrío, sobre todo por algunas de sus pinturas de martirios, este prejuicio se ha diluído en las últimas décadas gracias a múltiples exposiciones e investigaciones, que lo reivindican como un creador versátil y hábil colorista.

Finalmente, se instaló en Nápoles, región perteneciente al virreinato español que vivía una etapa de desarrollo económico que favorecía el mecenazgo artístico. La Iglesia católica y coleccionistas privados serían sus principales clientes.

El uso del tenebrismo de Caravaggio fue su punto fuerte, si bien en su madurez evolucionaría hacia un estilo más ecléctico y luminoso. El apoyo de los virreyes y de otros altos cargos de origen español explica que sus obras llegasen en abundancia a Madrid. La fusión de influencias italianas y españolas dio lugar a obras como el “Sileno ebrio” o El martirio de san Andrés” comenzando así la rivalidad entre Ribera y el otro gran protagonista del siglo XVII napolitano, Massimo Stanzione.

En siglos posteriores, la apreciación del arte de Ribera se vio condicionada por una leyenda negra que le presentaba como un pintor fúnebre y desagradable, que pintaba obsesivamente temas de martirios con un verismo truculento. Esta idea equivocada y muy alejada de la realidad se impuso en los siglos XVIII y XIX, en parte por escritores extranjeros que no conocieron toda su producción. En realidad, Ribera evolucionó del tenebrismo inicial a un estilo más luminoso y colorista, con influencias del renacimiento veneciano y de la escultura antigua, y supo plasmar con igual acierto lo bello y lo terrible. Su gama de colores se aclaró en la década de 1630, por influencia de Van Dyck, Guido Reni y otros pintores, y a pesar de serios problemas de salud en la década siguiente, continuó produciendo obras importantes hasta su muerte.

Ribera es una de las figuras capitales de la pintura, no sólo de la española, sino de la europea del siglo XVII y una de las más influyentes ya que sus formas y modelos se extienden por toda Italia y Centroeuropa.

La fase de la formación artística del artista tiene su origen en la inspiración y estudio de obras de la cultura italiana sobre todo el estudio de la gran pintura del Renacimiento. Otro gran elemento de su educación fue el estudio de la antigüedad clásica, al modo que hacían los maestros renacentistas y barrocos europeos, interesándose por temas mitológicos y por las esculturas del antiguo Imperio romano. Su extraordinaria calidad como dibujante y su dominio de la anatomía le alejan de los pintores españoles de su época, en su mayoría limitados por la clientela religiosa y por cuestiones de moral.

A lo largo de sus obras, podemos visualizar que Ribera no va a ser un pintor con un único registro, sino que su lenguaje va a ceñirse con admirable precisión a cada uno de los hechos acaecidos. Superando el tenebrismo inicial, volverá a los intensos contrastes de luz y de sombra cuando ciertos asuntos lo exijan o cuando la iconografía lo reclame.

Podemos decir que es un creador extraordinario ya que posee la capacidad de crear imágenes palpitantes de pasión verdadera al servicio de una exaltación religiosa, que no es sólo española, sino de toda la Contrarreforma católica y mediterránea; su maestría colorista, que recoge toda la opulencia sensual de Venecia y de Flandes, a la vez que es capaz de acordar las más refinadas gamas planteadas del más recogido lirismo.

En los últimos treinta años se han realizado estudios, con los cuales surgieron nuevas exposiciones que fueron celebradas en 1992 en Nápoles, Madrid y Nueva York. Precedente de ello fue la publicación, en la serie Clasici dell´Arte. Con ello se puso a disposición de todos un enorme caudal de obras que permitían abordar el estudio de este gran artista y superar los prejuicios que distorsionaban su valoración. Ya en 2011, la exposición realizada por el Museo del Prado en Madrid y otra en Nápoles plasman los últimos hallazgos sobre el artista: su etapa inicial en Italia. Se han identificado como suyas más de treinta obras sin firmar, que demuestran su precoz maestría y le sitúan entre los primeros difusores del tenebrismo de Caravaggio.

La exposición del Prado, “El Joven Ribera”

La exposición del Museo del Prado ofrece un recorrido por la etapa inicial del artista y que gira en torno a diversos ámbitos que engloban conjuntos de obras relacionadas entre sí o por periodos concretos de la estancia de Ribera en Roma y sus primeros años en Nápoles. Durante varios siglos diez de los 32 lienzos que expone el museo fueron atribuidos a pintores sin nombre y al Maestro del Juicio de Salomón, y que tras ser atribuidas a Ribera han provocado una gran polémica y una revisión de la biografía del autor.

Es precisamente con esta serie de cuadros con los que el museo ha decidido comenzar la muestra. En este ámbito se incluyen cuatro ejemplos del Apostolado Cosida procedentes de la Fundación Longhi. Frente a ellos, se exponen tres de los Sentidos, serie fundamental en el proceso de la reconstrucción de la actividad del joven Ribera y en cuya factura era ya patente la seguridad y afán de originalidad del artista. La composición de los apóstoles es muy rigurosa y sus amplios fondos desempeñan un papel fundamental en la creación del clímax dramático, mientras que en los Sentidos las figuras llenan el espacio pictórico y hay un tratamiento muy naturalista de sus acciones, aspectos que explican las razones por las que durante décadas ambas series se han atribuido a autores diferentes.

Ya en Roma,Ribera se aproximó a la pintura de historia -composiciones complejas con varios personajes cuyos asuntos procedían de repertorios narrativos como la Biblia-, género que provocó el debate entre los defensores y detractores del naturalismo, quienes sostenían que era un estilo inadecuado para representar composiciones en las que se usaba una amplia variedad de acciones y “afectos”. Ribera respondió a este debate con obras de formato apaisado, protagonizadas por figuras de considerable tamaño, en las que el lenguaje naturalista constituyó un instrumento muy eficaz para dar credibilidad a las acciones, a los sentimientos y a la relación de los personajes entre sí.

Por último, una vez que el pintor llegó a Nápoles (donde residiría hasta su muerte) se produjo una profunda transformación de su pintura: el formato de sus obras pasó de apaisamiento a composiciones verticales, de naturaleza devocional y con un predominio de temas relacionados con la Pasión.

La muestra podrá ser visitada hasta el 31 de julio de 2011, en el Edificio de los Jerónimo del Museo del Prado

Fuentes de la información:
www.museodelprado.es/exposiciones/info/en-el-museo/el-joven-ribera/la-exposicion/ficha-tecnica/
www.es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_de_Ribera
www.estrelladigital.es/cultura/Joven-Ribera-expone-Prado_0_930506995.html
Fuente de las imágenes:
www.cadenaser.com/actualidad/fotos/juicio-salomon-jose-ribera/csrcsrpor/20110401csrcsr_1/Ies
www.upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/c/c4/Ribera-lazaro.jpg
www.cadenaser.com/actualidad/fotos/democrito-jose-ribera/csrcsrpor/20110401csrcsr_5/Ies

Dejar respuesta