Redención y goleada blanca para agarrarse a la Liga

0
62

El Madrid suma tres puntos y mantiene la esperanza de poder luchar por el título hasta el final aunque, tras caer ante Barcelona y Sevilla y dejarse seis puntos en tan sólo una semana, las posibilidades de los madridistas, que ya no dependen de sí mismos y que jugaron conociendo las victorias del Barcelona (75), de nuevo con polémica, y del líder, el Atlético (76), resultan muy complicadas. El 5-0 al Rayo pareció no servir a un Bernabéu, incomprensiblemente crispado y frío, que no dudó en pitar a casi todos los componentes de una plantilla que a pesar de los últimos resultados sigue vivo en todas las competiciones (73) y que seguramente esperaba apoyo para encarar el tramo final de la temporada.

Ancelotti, también pitado por un sector del público cuando fue presentado por megafonía, dio descanso a Modric y a Marcelo y apostó en el once por Diego López, Carvajal, Ramos, Pepe, Coentrao, Xabi Alonso, Illarramendi, Di María, Bale, Cristiano y Benzema. Paco Jémez puso a Rubén, Arbilla, Zé Castro, Borja López, Rat, Saúl, Trashorras, Rochina, Bueno, Iago Falqué y Larrivey. Los diez primeros minutos dominó el Madrid aunque sin muchos alardes. Benzema, Ronaldo y Arbilla en propia puerta crearon peligro en el área rayista. Sólo un tiro de Saúl, muy flojo y desde lejos, protagonizaron los de Jémez.

Gareth Bale (24) anotó dos goles en la victoria de su equipo ante el Rayo. Foto: cortexena13 (flickr)
Gareth Bale (24) anotó dos goles en la victoria de su equipo ante el Rayo. Foto: cortexena13 (flickr)

Fue en el 15 cuando tras una excelente combinación entre Bale y CR7 se adelantó el conjunto local anotando el 1-0. El galés cedió el balón a Ronaldo para que éste se fuera de todos sus adversarios y llegara, imparable, hasta el área para anotar su 28 tanto liguero. Tan sólo diez minutos después y, tras varios avisos de Bale, se produjo el primer cambio en el Rayo. Entró José Carlos por Rochina.

En el 27 pudo anotar Benzema, solo ante el portero; luego Ronaldo y, en el 30 Ramos, tras lanzar una falta que desvió la barrera. En el 31 CR7 se tiró sobre el césped y saltaron las alarmas debido a que lleva jugando tocado de la rodilla durante las últimas semanas. El luso continuó jugando a pesar de sangrarle su rodilla izquierda. En el 36 Bale tuvo una ocasión clarísima pero la desperdició al intentar el disparo en lugar de ceder a Benzema o CR7, mejor colocados y se llevó la reprimenda de la grada, que parece no perdonarle una. Lo mismo sucedió con Diego López, que tras la campaña mediática que se ha vuelto a despertar tras las últimas actuaciones del portero, a favor de la titularidad de Casillas y casualmente incentivada tras la lesión de Víctor Valdés, resultaron los máximos señalados tras la derrota de Sevilla.

Hubo que esperar hasta el 42 para que el Rayo tuviera una oportunidad con el disparo de José Carlos y con una ocasión para CR7 que cortó la defensa vallecana se llegó al descanso. Resultó llamativo el hecho de que buena parte de la afición pitara a algunos jugadores locales (Diego, Benzema, Bale o Coentrao) en unos 45 minutos que fueron de claro dominio blanco, con numerosas ocasiones y poca efectividad, pero con sensación de superioridad.

La segunda parte arrancó con un Madrid que parecía deprimido y agotado físicamente y un Rayo que controlaba el balón pero que lo intentaba sin éxito. Los vallecanos pidieron penalti de Carvajal sobre Larrivey en el 53 aunque el madrileño no le tocó. El propio Carvajal anotó el 2-0 en una jugada que pudo arrancar con posición de fuera de juego de Bale que combinó con el canterano y CR7 que devolvió al propio Carvajal, que anotó un buen gol, su primer tanto en liga de la temporada.

En el 58 Saúl pudo anotar en dos ocasiones pero el palo y un gran Diego impidieron la reacción rayista. Y llegaron los cambios: salieron Bueno e Illarramendi y entraron Viera e Isco respectivamente. Se vivió una nueva reacción vallecana con ocasiones para Viera (Carvajal vio amarilla al intentar frenarle) y Falque aunque fue apagada por el 3-0 que anotó Bale en el 68. Una nueva combinación entre CR7, Di María y el galés que llevó la tranquilidad al marcador.

De nuevo los cambios en ambos equipos: Larrivey y Di María dejaron su sitio a Longo y Casemiro respectivamente. Sin tiempo para asentarse llegó el 4-0 en el 71 también de las botas de Bale tras una buena acción individual que le sirvió para reivindicarse ante el exigente y distante Bernabéu. Tres minutos después salió Benzema y entró Morata, que con un excelente derechazo en la primera oportunidad que tuvo anotó el 5-0. Lo celebró con rabia y volvió a demostrar a Carletto que merece mucha más confianza.

Con todo más que resuelto tuvo que abandonar José Carlos lesionado dejando al Rayo con diez al haber agotado los cambios. Hubo ocasiones para Ramos y CR7 aunque las últimas las protagonizaron Viera y Falqué, ya sin consecuencias para el resultado final.

Goleada para los madridistas que les mantiene en la lucha por la Liga y que debe servir de aliciente para encarar, el miércoles a las 20:45 en el Bernabéu, el partido de ida de los cuartos de final de la Champions League ante el Borussia Dortmund. 

Dejar respuesta