Recuerdos de una visita

0
119

sensualidad-2Abrió una trocha en la vida
para cantarle       a la muerte,
          para contarle,
                    al que oferte
veinte dólares, su herida.
Su voz me dijo que
                    pida
          cualquier pose rigurosa,
mas le propuse otra cosa:
Cruzar sus piernas, su danza.
          La vida no nos alcanza
para reír, dolorosa.

La vestí.
          Me besó.
                              Fue
sin temor hacia mi abrazo.
Nuestra vida es un balazo
          de dudas, vacío y fe.
Solo espero. Solo sé
          de sus sueños bajo llave,
de su nona muerta, un ave
raro, agresivo, maldito.
                    ¡Cuánto dolor infinito!
¡Cuánto de ello en su ser suave!

¿Nuestros besos sin amor
          tendrán efecto narcótico?
¿Será que su andar erótico
          la transforma en un fulgor?
Cautivado por su olor,
          por su pelo, por su acento,
por el susurro      del viento
tras sus pasos, ardo.
                    No
          la veré jamás.                Entró
          de nuevo al hotel,               muy lento.

 Fuente de Imagen: Décimas Cosas

Dejar respuesta