Rectificación

0
236

Escribía David Randall, afamado periodista, en su libro El Periodista Universal que todos los periódicos del mundo debían escribir lo siguiente en la primera página del diario: “Este diario, y las miles de palabras que contiene, han sido producidas en aproximadamente 15 horas por un grupo de seres humanos falibles, que desde despachos atestados tratan de averiguar qué ha pasado en el mundo recurriendo a personas que a veces son remisas a contarlo y otras decididas a no hacerlo. Su contenido está condicionado por una serie de valoraciones subjetivas realizadas….por el conocimiento de los prejuicios del director y los propietarios. El contexto de algunas noticias y lenguaje han sido escogidos deliberadamente por su impacto y no por su precisión. Algunos reportajes se publican con el objetivo de atraer a determinados anunciantes” (versión resumida). Por suerte en esta revista tenemos algo más de libertad, bastante más. Y cómo podemos criticar y opinar también debemos rectificar, porque no podemos exigir aquello que no damos. Evidentemente aceptar que nos hemos equivocado es algo que nos hiere en el orgullo, pero ante todo este trabajo requiere veracidad y honradez. En informaciones previas a está encontramos a posteriori datos incorrectos: en el partido del Alcorcón no jugó Iker sino Dudek, portero suplente del Real Madrid, y un equipo de fútbol no son 22 jugadores sino 25. Pedimos disculpas por los fallos, esperamos y creemos que no hay ninguno más e intentaremos de aquí en adelante no tener que rectificar de nuevo.

Volviendo a la actualidad futbolística, y haciendo alusión a esas mismas informaciones previas, recordaremos a la señora precipitación. Pedíamos que el Madrid no mejorara y que el Barça no tropezara para no tener que ver, otra vez, el cambio de discurso. Recordamos que avisamos previamente de que esto sucedería muchas veces en esta temporada. Este fin de semana el Madrid venció al Getafe con minoría en el campo y el Barcelona “sólo” consiguió un empate ante el Osasuna. Bueno, no hace falta decir que gracias a esto Pellegrini es ahora un fantástico entrenador y el Barcelona…¡uy! el Barcelona lo tiene negrísimo. Pues la realidad es que no, el Madrid jugó mejor que con el Alcorcón, es decir, tuvo mejor puntería que el Getafe porque a nuestro modo de ver la defensa blanca podía dedicarse a la opera de lo maravillosamente que canta. Marcelo es un coladero de jugadores sin fin, Sergio Ramos está exhausto físicamente y no tiene el nivel de años pasados. Sobreexplotación es lo que tiene el sevillano. Esta vez sí que estaba Iker en la portería, igual por eso no nos cayeron otros cuatro, porque sintiéndolo por Dudek pero donde este el de Móstoles que se quiten los demás. El centro del campo mejoró, también hemos de dar gracias por la existencia de Lass, no es normal lo que tiene que hacer ese hombre. Xabi Alonso y Kaká se siguen descordinando en el centro del campo, pero si Kaká se junta más a los delanteros el juego anda algo mejor. Y el resto pues con un suficiente vale. El Barcelona no jugó mal, pero tampoco fue brillante. Pero no, no se alegren porque como ya hemos dicho no hay que descartarlos antes de tiempo. Y no, Pep Guardiola no es peor entrenador este año que el anterior, así que mejor dejarle trabajar y no empezar a hablar de esas “crisis” que en el fútbol vienen y van como la brisa. Con la misma facilidad. La pregunta que nosotros nos hacemos es cómo el Madrid puede ser tan bueno y tan malo en cinco días, pues muy fácil ponemos a un periodista deportivo que siga sus partidos y que cuando pierdan les ponga a bajar de un burro y cuando ganen les haga un altar y ya tenemos un periodista de deportes experto. Con eso este trabajo resulta sencillo. ¿Qué importancia tiene la plantilla del Madrid? Guti castigado por tener la boca suelta y el resto que pierden contra un equipo de tercera de forma tontorrona ante un primera se crecen y ganan. No será que en esta plantilla blanca mandan más los marineros que el capitán. De hecho mandan más que la compañía en general. Quizás por ello aunque cambien de entrenador en el Madrid se sigue jugando igual. Igual de bien cuando ganan, igual de mal cuando pierden. A los compañeros de deportes les recomendamos que apliquen lo de David Randall y también aquello del “mea culpa” y reconozcan, para no marear, que van a estar adorando media temporada y dando leña la otra medía, al menos para que no tengamos que seguir dando la plasta con esto de la precipitación. Tema estrella de esta temporada.

Fuentes de la imagen:
www.as.com

Dejar respuesta