“Recién graduada”: augurio de futuro

2
697

La historia de la película (Post Grade) no es muy diferente a la que hemos podido ver en cualquier otro drama adolescente con final feliz. Más que eso es un ensalzamiento a la actriz Alexis Bledel que tengo que deja plasmado su mejor registro de chica que se va a comer el mundo, como ya hizo en la mítica serie que le dio la fama “Las chicas Gilmore”.
Muchos nos podemos poner en el papel de la protagonista Ryden Malby, ya que pronto acabaremos nuestra formación en la facultad y nos veremos lanzados al mundo laboral. La trama cuenta qué es lo que pasa cuando se acaba la universidad y es la hora de conseguir trabajo, un trabajo de verdad. No basta con ser el mejor porque habrá personas con mejores capacidades, no basta con ser insistente porque habrá personas que te adelanten, y no hay que pensar que seremos los únicos porque hay muchos que se sienten igual de capacitados para el mismo puesto.

No es ser pesimista, el argumento de la película es lo que no quiere reflejar cuando Ryden, una chica preparada para todo y con un plan de futuro no consigue el puesto que soñaba pero ni siquiera otro cualquiera. No todo es pesimismo ya que se plasma como el tiempo pone a cada uno en su lugar y finalmente termina trabajando donde ansiaba, aunque eso no lo es todo.

Por eso recojo una frase determinante: “lo que uno hace en la vida es la mitad de la ecuación. La otra mitad, la mitad más importante es con quien estás mientras lo haces”. No se refiere solo a una pareja, sino a los amigos y sobre todo a la familia. Poco importa que estés en un puesto perfecto ganando mucho dinero si no tienes a nadie con quien compartirlo, aquellas personas que se preocupan por ti.

Quizás la moraleja de “Recién graduada” no sea la más correcta para universitarios que están a punto de acabar la universidad, pero podría traducirse como “el trabajo no lo es todo”. Hay cosas en la vida mejores que el trabajo perfecto, con el sueldo perfecto y los compañeros perfectos… como la familia, algo que la protagonista tiene que vivir en sus propias carnes cuando vuelve a su casa después de no encontrar trabajo. Porque todo puede ir y venir en tu vida, pero la familia estará siempre apoyándote en cuanto hagas, falles o aciertes no se desprenderán de tu lado.

Fuente del texto:
Iván Martínez de Miguel
Fuente de la imagen:
www.google.es

2 Comentarios

Dejar respuesta