Raoni Metuktire continúa en la lucha por salvar el Amazonas

0
379

La progresiva deforestación y actividad de construcción en la selva del Amazonas supone para la humanidad la pérdida de una parte importante del planeta, pero para algunas tribus la pérdida es incluso mayor. Arrasar con kilómetros cuadrados de su extensión podría significar la desaparición de poblaciones y culturas como aquellas localizadas en la región de Mato Grosso, hogar de Raoni Metuktire.

AMAZONIARaoni Metuktire ronda los 80 años, nació en una tribu indígena de Brasil y es en la actualidad su líder. Pero lo que destaca de él no es el protagonismo que tiene en su pueblo sino el hecho de haber sido, desde hace ya 23 años, poseedor de fama mundial. Esto ocurrió durante el año 1989 cuando participó en la gira del cantante británico Sting, pudiendo compartir con el planeta su lucha por conservar las poblaciones indígenas y preservar la selva amazónica. Y es que se podría decir que Raoni es el defensor de los territorios menos protegidos de la Tierra, los mismos que están constantemente amenazados por las actividades especulativas tanto de gobernantes como de empresarios.

No obstante, Sting no fue el primero en querer ayudar a Raoni en su labor sino que este también captó hace más de una década la atención de directores que se interesaron por realizar un documental sobre su vida. Se tituló “Raoni: The Fight for the Amazon”, fue narrado por el célebre actor estadounidense Marlon Brando y nominado a los premios Oscar en la categoría de Mejor Documental del año 79. A pesar de esta atención mediática el jefe indígena y líder de la tribu amazónica de los kayapó, en cuya lucha también se inspiró parcialmente el cineasta James Cameron para la película Avatar, ha dedicado su vida a la reivindicación no tan pública de proteger su tierra. Recientemente ha vuelto a aparecer en titulares de los medios de comunicación, esta vez debido a una petición que hace a la mismísima ONU.

Raoni Metuktire

En su viaje reciente a Europa el pasado mes de noviembre criticó en la capital francesa la construcción de la presa Belo Monte, un proyecto del Gobierno brasileño que pretende estimular el crecimiento económico de la nación mediante construcciones en el Amazonas. Indignado, Raoni aseguró que se trataba de “una falta de respeto” a su tierra y que a la vez sentía gran preocupación por el futuro de sus nietos. “Desearía que nos respetáramos mutuamente” sentenció. Menos de una semana después ya se encontraba en Ginebra para solicitar a Dilma Roussef, Presidenta de Brasil, y a su Gobierno que cesen los proyectos de desarrollo industrial en el Amazonas. Raoni afirmó que el poder no estaba apoyando a los indígenas y que lo único que hacía falta era establecer el respeto colectivo. “Sólo pido que los blancos respeten a los indígenas como los indígenas respetan a los blancos. Y respetarnos significa respetar nuestras tierras ancestrales”. El impacto negativo que tendría la construcción de las presas de Belo Monte en la zona de Mato Grosso, lugar en donde nació Raoni, tan solo agravaría la situación de deforestación que sufre el lugar debido a que nunca fue declarado tierra ancestral por el Gobierno brasileño.

Es así como la súplica del jefe de los kayapó llega a una de las instituciones más importantes del planeta, la Organización de las Naciones Unidas. A ella le pide ayuda para acelerar el cese de las actividades que pretende el Gobierno brasileño y la financiación internacional para contribuir a dicho fin. Es un tema que a su vez respalda el análisis de deforestación de la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (RAISG) en su nuevo atlas “Amazonia bajo presión”. Según la misma, entre los años 2000 y 2010 desaparecieron en kilómetros cuadrados de selva el equivalente a la extensión territorial del Reino Unido, en parte debido a proyectos viales como carreteras y centrales hidroeléctricas iguales a la que ya se ha comenzado a construir en Belo Monte.

La vulnerabilidad de las tribus indígenas frente a la ambición de las grandes empresas y poderes hace que la lucha de este individuo sea aun más significativa. En un planeta donde reinan las costumbres del mundo occidental este líder ha sabido hacer llegar las necesidades de su pueblo y de su tierra a aquellos con verdadero poder para verlas cumplidas. No obstante, la batalla no cesa y la decisión de continuar o no con la construcción queda en manos de esos órganos de poder superiores. Se prevé que Raoni Metuktire, considerado por muchos un ecologista, independientemente de la resolución final seguirá reivindicando el respeto y los derechos de su tribu ya que será en beneficio de todos los habitantes del mundo que este espacio siga ejerciendo su función de “pulmón del planeta”.

 Fotografías: Flickr

Dejar respuesta