Quien te dibuja -y escribe-

1
152

El día empieza a oscurecerse -y envejece-,
entre la garúa y tu signo, soy quien te dibujo.

Debería preguntarme menos qué pasó
pues para redondear tus mejillas, presiento
he debido esconder la voz moribunda de mis versos.

Es el fulgor que aún nos alcanza
o son los recuerdos de mis mejores escritos.

Línea tras línea, el carboncillo te cruza
como cuando te enredo entre las sábanas
y te hago el amor centímetro a centímetro.

Hay que entender a los versos -que zozobran-,
resplandecen y se pierden, ensanchan su alma
para dibujarse sin repetirse, al unísono suspiro.

Te recuerdo como un viento cálido
que se monta sobre mí en su jadeante marea.

A mis versos que no giraban
les has dado el capricho de hacerte mía
como ayer, como hoy, como nueva poesía.

El día empieza a oscurecerse -y envejece-,
entre la garúa y tu signo, soy quien te escribo. 

Fuente de la imagen: Taberna Crítica

1 Comentario

Dejar respuesta