Punset analiza los misterios de la mente en “El alma está en el cerebro”

0
179

Portada del libro "El alma está en el cerebro"

La fascinación por el cerebro y su complejo funcionamiento son los elementos que el divulgador científico Eduardo Punset recoge en El alma está en el cerebro, un libro donde el periodista estudia el comportamiento humano y traza un recorrido por la historia científica del planeta para entender cómo ha evolucionado la percepción del cerebro.

En las primeras páginas de El alma está en el cerebro. Radiografía de la máquina de pensar (Editorial Destino), Eduardo Punset (Barcelona, 1936) recuerda aquellos domingos de la década de los cuarenta en los que acompañaba a su padre a la clínica psiquiátrica del municipio de Vilaseca de Solcina (Tarragona), donde el progenitor atendía “las enfermedades ordinarias” de los pacientes.

“En Vilaseca ya se sabía entonces que los malos espíritus no eran los responsables de los desmanes mentales. Ya no se los exorcizaba”, explica el científico y economista. “Sabíamos que el mal estaba en el propio cerebro. Que la ansiedad, el estrés, la depresión, la esquizofrenia y hasta la epilepsia eran indicios claros de que el cerebro no funcionaba bien”, añade.

Las emociones, los temores y los deseos, al igual que tantos otros sentimientos, caracterizan al ser humano. En palabras de Punset, todo ello obedece a las complejas operaciones de nuestro cerebro. “La cantidad de interrogantes que suscita el cerebro y su manera de funcionar es infinita”, recuerda el autor de El viaje a la felicidad.

Así, para que cada una de las personas pueda entenderse a sí misma y a la vez pueda entender a los demás, se necesita dilucidar cómo funciona este órgano del sistema nervioso. En este sentido, el divulgador considera que existen tres cuestiones claves que diferencian al ser humano de otras especies: la imaginación, las emociones y la memoria. Son las tres facultades del alma que ha recogido la historia del pensamiento hasta la actualidad.

A lo largo de los siglos, grandes filósofos, científicos y también artistas se han cuestionado “el gran enigma que el hombre intenta desvelar”, esto es, el funcionamiento del propio cerebro humano. Sin embargo, han tenido que pasar algunos siglos para que los científicos comenzaran a ubicar el alma en el cerebro. Así, en la Inglaterra de mediados del siglo XVII, diversos pensadores sostenían que el alma era algo inmaterial e inmortal y que el cerebro era inútil. En este contexto histórico, fue Thomas Willis quien acuñó el término “neurología” y dio comienzo a la etapa neurológica. Para Punset, este hecho marcó un punto de inflexión durante el cual “el alma se hizo carne” y pasó a ubicarse dentro del propio cerebro. Esta etapa se prolonga hasta hoy, ya que en la actualidad cerebro y mente son dos conceptos inseparables.

El divulgador científico Eduardo Punset

“Cuando se supo que el alma estaba en el cerebro, se descubrieron las bases de la neurobiología moderna”, advierte Punset. “Funcionamos con un cerebro integrado, que guarda lo esencial de nuestros antepasados los reptiles y los primeros mamíferos, junto a la membrana avasalladora del cerebro de los homínidos”, detalla el científico.

A día de hoy, y gracias a las nuevas tecnologías de resonancia magnética, “hemos aprendido a identificar dónde fallan esas señales cerebrales”, explica el autor de libros como Cara a cara con la vida, la mente y el universo o Excusas para no pensar. Con todos estos elementos de juicio, se facilitan las labores de investigación científica para poder entender cómo funciona el amor o la mente de un psicópata, un individuo, este último, al que le resulta imposible ponerse en el lugar del otro.

En definitiva, a través de las páginas de El alma está en el cerebro, Punset no sólo recoge las teorías y reflexiones de los investigadores neurológicos más destacados, sino que además intenta hacer más cognoscible a los lectores el complejo mundo del cerebro humano.

+ Info Eduardo Punset:
Facebook.

Imágenes cedidas por editorial Destino

Dejar respuesta