Pumpkin, aprendiendo a vivir

0
190

Cada año son muchos los perros que nacen en la calle; cachorros que, si consiguen salir adelante durante sus primeros días, tendrán que intentar sobrevivir a la carencia continua de agua y comida, a los bruscos cambios de tiempo y, lo que es peor, a los riesgos que conlleva vivir en la calle y a los desprecios y malos tratos de la gente. Sin embargo, Pumpkin es un cachorro con suerte; sí, un cachorro afortunado que su madre crió en el interior de una tubería…
Son muchas las cosas que oculta la mirada de Pumpkin, una mirada inocente y ajena a la terrible historia en la que podía haberse convertido su vida. Con tan sólo unos 40 días, Pumpkin y su hermana Daniella fueron rescatados de una tubería donde Barbie, su madre adoptiva, los había escondido para que nadie pudiera hacerles daño. Y es que son tantas las ocasiones en las que la naturaleza nos da una importante lección, que una vez más volvió a ocurrir. No se sabe qué sucedió con los cachorros de Barbie, si murieron o alguien se los quitó sin más, ni tampoco cómo llegaron estos dos pequeños a ella, pero lo cierto es que si no los hubiera protegido de todos los peligros, así como del frío que comenzaba a hacer ya en la península, y amamantado y cuidado como si se tratara de sus propios recién nacidos, hoy ninguno de ellos estaría en buenas manos.

Después de un arriesgado rescate, el pasado mes de noviembre, donde un voluntario tuvo que adentrarse completamente en el profundo escondite donde vivía esta peculiar familia, sus tres miembros fueron puestos a salvo, librándose así de los numerosos cazadores que querían hacerse con ellos. Actualmente, su hermana ya ha sido adoptada y Pumpkin se encuentra en una casa de acogida donde está aprendiendo a vivir, aprendiendo a jugar, como buen cachorro, y a disfrutar del significado de un hogar y de tener una familia; sin embargo, este pequeño está deseando comenzar su historia, una nueva historia que aún está por escribir y para la que sólo falta un eslabón, el principal: una persona que quiera darle la oportunidad que tanto se merece y, sobre todo, que esté preparada para lo que más le gusta a Pumpkin: ¡jugar hasta agotarse! Y es que su vida acaba de comenzar… ¿Quieres tú formar parte de ella?

Contacto: annasvetlenka@gmail.com

Dejar respuesta